En Expoagro, del 8 al 11 de marzo, la industria semillera volverá a mostrar su potencial, su constante apuesta al país y su rol clave como impulsora de la productividad. Miguel Rapela, de ASA, confía en que la próxima campaña será superior a lo esperado.

La industria semillera es uno de los sectores más fuertes de Expoagro. Cada año, productores, técnicos y contratistas se acercan a la feria para recorrer plots, conocer los nuevos materiales y dialogar con los técnicos en busca de tecnologías que posibiliten nuevos saltos productivos.

En la edición 2016 un nuevo elemento se sumará a la línea de coloridos plots ubicados al ingreso: el optimismo. El diagnóstico es compartido por Miguel Rapela, el director ejecutivo de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), para quien Expoagro es el lugar a campo abierto donde se expresa el potencial técnico y productivo del país. “Es la gran vidriera en donde se nos muestra como una nación agroindustrial y con proyección al futuro”, asegura.

“Venimos de un 2015 que ha sido con seguridad el año más negativo para la industria”, asegura Rapela, ejecutivo de la entidad que lleva 67 años representando los intereses de uno de los rubros más importantes de la agroindustria.

Mientras enumera el cierre de empresas y los despidos de mano de obra que caracterizaron el último año, Rapela se muestra confiado de cara al futuro. “Los cambios de gobierno generan expectativas. Varias de las medidas que se han impulsado han repercutido favorablemente en el sector agrícola. Obviamente ésta no es la solución de fondo pero sí un incentivo y una demostración de que las actuales autoridades ven a la agroindustria como el motor que puede reinsertar a la Argentina en el mundo”, sostiene.

Rapela describe las señales positivas que visualizan desde ASA. “Da toda la impresión que este año se recuperará el cultivo de trigo”, dice y asegura que para el 2016 la campaña será muy superior a los niveles esperados. “Esto genera un cambio de humor en los productores y un apoyo al cultivo que venía en franca decadencia”, apunta.

Sobre el maíz, el ejecutivo opina que podría recuperar el terreno perdido. “Hay muy buenas expectativas para que aumente la superficie y le gane espacio a la soja, que se venía llevando todo el área”, expresa.

De cara al nuevo año, la entidad mantiene su demanda vinculada a la protección a la propiedad intelectual. “Francamente esperamos cambios en el corto plazo para que puedan mejorar las condiciones”, sostiene Rapela.

Descargar gacetilla: click aquí

Descargar foto

 

Te puede interesar: