En Ramallo, del 8 al 11 de marzo, se darán cita los principales prestadores de servicios del país. Se trata de un grupo de hombres que campaña tras campaña empujan el crecimiento del negocio agrícola en la Argentina.

Los contratistas se encargan de la recolección del 75% de los granos que se cultivan en el país y del 60% de los trabajos de siembra y pulverización. A su vez, concentran más del 50% de las ventas de maquinaria agrícola en la Argentina. Estos actores estratégicos de la agroindustria tendrán este año en Expoagro un lugar exclusivo donde relacionarse y difundir sus servicios: el Campamento de Contratistas.

Para Jorge Scoppa, presidente de la Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas (FACMA), es una oportunidad única de reunirse con colegas y clientes pero también de analizar las nuevas posibilidades de servicios que ofrece la agricultura moderna.

Para incrementar su capacidad de trabajo, los prestadores de servicios agrícolas recurren a máquinas más grandes y potentes para la cosecha, la siembra y la pulverización. Pero también comienzan a expandirse en el manejo de datos y el uso de nuevas tecnologías, como los drones.

Aunque el contratista argentino se destaca por su profesionalismo, en los últimos años ha visto frenado el crecimiento a partir de las dificultades para la inversión en maquinaria nueva. En este contexto, las posibilidades de financiamiento que ofrecen los expositores de Expoagro son un atractivo clave. “La financiación es la forma que tenemos de incrementar la productividad a través de la renovación de las máquinas – dice Scoppa-. Por eso estamos trabajando con Agroindustria para mejorar las condiciones para la compra de nuevas tecnologías”.

De los 11 mil contratistas que existen en el país, 4 mil están asociados a FACMA. Según Scoppa, se trata de una actividad que trasciende generaciones. Es su caso. Jorge es hijo de contratista, un trabajo que también heredaron sus hijos.

“Si queremos alcanzar las 130 millones de toneladas es fundamental que los jóvenes se acerquen y se capaciten”, sostiene el presidente de FACMA al tiempo que destaca la oportunidad de actualización que genera Expoagro: “una gran vidriera para las novedades y el contacto con técnicos especialistas que participan de las dinámicas”.

Desde el aire

Pero la gente de FACMA no estará sola en el Campamento. Por primera vez, la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (FEARCA) tendrá presencia institucional en Expoagro y lo hará dentro de este espacio.

“Recomendamos a los productores y contratistas que se acerquen para conocer las actividades que desarrollamos desde hace varios años, para lo cual somos la única entidad reconocida nacionalmente”, dice Orlando Martínez, el presidente de FEARCA.

“Si al campo le va bien, a la aviación agrícola también”, reflexiona Martínez. Para FEARCA, Expoagro es el ámbito ideal a la hora de comunicar la calidad del servicio y la seguridad en el cumplimiento de las normas de cuidado ambiental que llevan adelante los miembros de la entidad.

“Nosotros no competimos con quienes prestan servicios en tierra, somos un complemento”, dice Martínez y relata que cubren entre 23 a 25 cultivos del país y son cerca de 550 empresas inscriptas con alrededor de 1100 aviones al servicio de la producción nacional.

Según el presidente de la entidad, la adquisición de tecnologías es uno de los temas clave de la aviación agrícola. “En 2015, el país importó solo una aeronave de última generación contra 25 que adquirió Brasil”, destacó el hombre de la aviación agrícola para agregar luego que, en el mismo año, Argentina fabricó apenas 150 unidades contra las 240 de Brasil.

Pese a esto, la aviación agrícola mira con optimismo el futuro. Desde la Federación aseguran que uno de los desafíos es que se cree una Ley Nacional de Aplicaciones Aéreas y Terrestres. Además, bregan porque se revalorice una herramienta clave como el avión, que no sólo permite llegar a lugares donde es imposible por vía terrestre sino también actuar en forma rápida y eficaz frente al ataque de plagas. Es el caso de la reciente aparición de langostas en una vasta zona del país, para lo que la entidad ha puesto a disposición de los gobiernos locales 25 aviones.

Foto Orlando Martinez FEARCA, Contratistas

Orlando Martínez, presidente de FEARCA

 

En la cocina

Y, claro está, no podían faltar los forrajeros. La Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros (CACF) nuclea a 120 empresas que representan el 65% de los proveedores de servicios forrajeros del país. Desde Carlos Casares, en la provincia de Buenos Aires, Patricio Aguirre Saravia es contratista y preside la entidad. Para él, existen dos palabras clave: calidad y capacitación.

Para la Cámara es vital no sólo la capacitación de sus socios, también la de los productores, que deben tener conocimientos para exigirle calidad al contratista. “Nosotros somos aliados del productor. Nuestro trabajo empieza a ser evaluado cuando se ha terminado. De la calidad de lo que hacemos depende la reserva de alimentos con que contará el establecimiento durante todo el año”, recuerda Aguirre Saravia.

En Expoagro 2016, la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros tendrá una presencia activa en el sector ganadero, del que es un actor fundamental. Allí, por ejemplo, ofrecerán el servicio de medición de calidad en forma gratuita para los socios. Planean poner en acción el analizador óptico de forrajes para evaluar heno, silo de pastura, de maíz y de alfalfa. Además, trabajarán con densímetros, medidores de humedad y una cámara termográfica. Y harán su dinámica de picado a campo.

Descargar gacetilla: click aquí

Descagar foto, foto2

 

Te puede interesar: