Miembros del jurado del Premio Ternium Expoagro. De izq. a der.: Gustavo Barragán (CEIL), Fernando Cuenca Revuelta (UNR), Héctor Huergo (Clarín Rural), y Jorge Cosiansi (UNC).

Por primera vez, el Premio Ternium Expoagro a la Innovación Agroindustrial suma a esta categoría. La lógica de la robotización hace posible que una máquina realice tareas con total precisión y a partir de indicaciones que se cargan en un software.

Cada dos años, Expoagro reconoce la invención, originalidad y talento en la agroindustria. Y en su quinta edición, el Premio Ternium Expoagro a la Innovación Agroindustrial trae varias novedades. Una de ellas es la incorporación de una nueva categoría a las diez ya existentes: la robótica.

“Como país estamos a la vanguardia en este sector. Y Expoagro, que muestra continuamente las innovaciones, no podía dejar de dar visibilidad a este rubro”, explica Gustavo Barragán, secretario de la Cámara de Empresas Informáticas del Litoral (CEIL) y jurado en la nueva categoría. “Hasta el año pasado lo veníamos hablando, pero ha habido nuevos desarrollos y empezó a aparecer una masa crítica que hizo necesario darle un espacio formal”, agrega. Así, la robótica se suma a las otras diez categorías que se evalúan en el certamen: siembra, fertilización, protección vegetal, cosecha, post cosecha, multifunción, forrajes, tractores, energías renovables y eficiencia energética, y producción de agroalimentos.

¿Pero qué es específicamente la robótica y cuáles son las aplicaciones que podría aportar a un sector tan permeable a las nuevas tecnologías como el campo? “Es un rubro que tiene que ver con la economía del conocimiento, basado en particular en las tecnologías de propósitos generales y en el uso de información y comunicación. La electrónica permite que unos fierros inanimados puedan tener una suerte de vida, un software le puede dar instrucciones a los fierritos para que se muevan solos”, resume con simpleza Barragán, quien como ejemplo para graficar la idea se refiere al tractor robotizado que fue recientemente presentado en la Farm Progress Show de Estados Unidos. “Ya no se necesita a una persona guiando a la máquina”, recalca con entusiasmo.

Los desarrollos en robótica pueden ser múltiples y variados, pero el desafío central es hallar aplicaciones adecuadas que agreguen valor y competitividad al sector agroindustrial. “La electrónica y el software son importantes, pero en tanto y en cuanto ese software y esa electrónica estén incluidos en una máquina que produce riquezas”, asegura el titular del CEIL, la cámara con sede en Rosario que nuclea a más de 100 empresarios PyMES de todo el país.

“Ya hay campos que se están pensando con la lógica de la robotización”, apunta Barragán y explica que todo comienza con un GPS, pero tras él se suman un conjunto de tecnologías que hacen posible que una máquina realice tareas con total precisión y a partir de indicaciones que se cargan en un software.

Hasta el 21 de octubre todos aquellos espíritus innovadores que cuenten con nuevos desarrollos pueden inscribirse en forma online (www.expoagro.com.ar/premio) para participar de la quinta edición del premio Ternium Expoagro. Pueden participar fabricantes de maquinaria agrícola, empresas agroindustriales, y/o personas físicas mayores de 18 años, de origen nacional o extranjero, que demuestren la autoría y propiedad intelectual del desarrollo presentado. Los desarrollos deberán ser máquinas, componentes o robótica referidos al sector agroindustrial con más de un 60% de fabricación nacional. Deberán ser innovadores (haber creado o modificado un producto para su introducción en el mercado, según los criterios de evaluación del certamen) y podrán haber sido introducidos en el mercado argentino sólo durante los años calendario 2014 y 2015. Para participar no hace falta tener una máquina completa, muchas veces, una innovación sencilla en un accesorio o agroparte, hacen una gran revolución.

Descargar gacetilla, aquí

Te puede interesar: