En el marco de la exposición, la marca cordobesa celebra su larga trayectoria en la producción de cabezales y drapers. Los preparativos de la empresa para la nueva edición.

Ya han pasado 65 años desde que un grupo de personas diera sus primeros pasos en la industria agrícola con la fabricación de plataformas para la cosecha de maíz. Así nació Maizco, un pequeño emprendimiento que se ha convertido en una de las empresas más pujantes en la producción de cabezales, con una planta de más de 12.000 metros cubiertos que da trabajo a más de 100 personas. Y para festejarlo, la firma cordobesa se presentará una vez más en Expoagro.

Del 7 al 10 de marzo, en el nuevo predio estable de San Nicolás (Ruta Nacional 9, kilómetro 225), Maizco celebrará junto a sus clientes una larga trayectoria dedicada a la innovación, el desarrollo y el compromiso con el sector de maquinarias agrícolas. “Vamos a estar llevando todas las líneas de nuestros productos, principalmente los cabezales maiceros, pero también los cabezales girasoleros, las plataformas drapers y las rotoenfardadoras”, adelanta Gustavo Beltramino, responsable de la gestión comercial de la empresa.

En el caso de las plataformas para cosecha de maíz, la empresa fabrica su Maizco Premium a dos distancias entre surcos: de 70 centímetros y 52,5, en el que los anchos de trabajo oscilan desde 8 hasta 20 surcos. En cuanto al Girasolero GXIII, la opción más pequeña es de 13 surcos y la más grande de 24. Y con respecto a los drapers para trigo y soja, los modelos que posee la compañía son el DM 130F (30 pies), DM 135F (35 pies), DM 140F (40 pies) y el DM 145F (45 pies).

“Los productores en su mayoría demandan cabezales más grandes”, afirma Beltramino, quien explica que esta tendencia va en sintonía con la actual fabricación de cosechadoras de mayor porte. “Antes la media era una medida más chica de cabezal, pero ahora se superó y se requieren piezas de más tamaño”, confirma. Y en ese sentido, la empresa se adapta a las nuevas exigencias del mercado desde su fábrica ubicada en Arias, al sur de Córdoba, donde anualmente se producen 600 cabezales recolectores que se adaptan a todas las marcas y modelos de cosechadoras.

“Estamos en época de mucho trabajo, enfocados en producir para satisfacer la alta demanda de productos”, asegura el responsable comercial de la firma. El balance del año pasado fue muy bueno para Maizco, acompañando el despegue que tuvo en general toda la actividad agroindustrial. “El maíz venía bastante frenado y la quita de retenciones hizo que se moviera un poco. Ahora el ánimo en el sector es bueno y hay una tendencia positiva. Las perspectivas hoy son las mejores y esperemos que se mantengan”, comenta.

Para Beltramino, el regreso de la financiación bancaria y nuevas líneas de crédito con una fuerte reducción en las tasas de interés en pesos fue también otra de las razones fundamentales para la reactivación que vive actualmente el campo. Estas herramientas posibilitaron que tanto los productores como los contratistas se volcaran a la adquisición de maquinarias, equipamientos y tecnología. A su vez, Maizco también ofrece préstamos directos a sus clientes para la compra de sus productos.

“Lo que más estamos vendiendo ahora son cabezales girasoleros y maiceros, que es el producto estrella de nuestra compañía. Los drapers están un poco más lejos porque todavía no estamos en la época”, sintetiza el directivo. Desde hace apenas seis años la compañía se incorporó en el segmento de las plataformas de cosecha draper con notable éxito, sumándose además a la lista de equipos que exportan a distintos destinos del Mercosur, la Unión Europea y África.

Descargar gacetilla, aquí.
Descargar foto en alta, click acá.

Te puede interesar: