La tradicional firma especializada en la producción de tolvas celebró una nueva década en el marco de Expoagro 2017. Néstor Cestari relata cómo hace una pequeña empresa familiar para perdurar en el tiempo.

Ya pasaron nueve décadas desde que Don Andrés Cestari fundó un pequeño taller que hoy se ha convertido en una pujante fábrica que ocupa más de 5.000 metros cuadrados en la localidad bonaerense de Colón. Pero una variable se mantiene inalterable en todos estos años y es el apellido Cestari, que en los buenos momentos y también en los duros siempre mantuvo el horizonte de la compañía. Y en el marco de la 11° edición de Expoagro, su nieto, Néstor Cestari, se encuentra festejando los 90 años de la empresa que ya es un emblema de la producción de tolvas en nuestro país.

“Trabajar en familia no es fácil y los cambios generacionales y transiciones son a veces complicados, pero estamos muy contentos y orgullosos de estar pasando la cuarta generación”, asegura el actual titular de la firma, quien encabezó el brindis de celebración realizado hoy en el stand que ocupa la empresa en el lote 300 de la exposición. “En mi caso yo tengo muy presente el cambio de mi abuelo a mi padre, viví en primera persona el de mi padre hacia mí, y ahora yo estoy haciendo la transición con mis cuatro hijos, dos de los cuales ya están trabajando en la compañía y otros dos están estudiando”, completa.

El desafío ahora para Néstor Cestari es lograr que ese traspaso de manos hacia sus hijos se efectué con la mayor estabilidad y previsibilidad posibles, manteniendo la planificación y futuro promisorio de la compañía. “Uno aprende de experiencias pasadas, pero a veces cuando llega la hora comete los mismos errores. Espero que cuando ellos tomen el timón lo hagan con cariño, ganas y entusiasmo, como lo he hecho yo en su momento”, añade. Y el panorama hacia adelante parece ser bastante alentador para la PyME familiar que visualiza un buen clima de negocios y mucho entusiasmo de parte de los productores.

“El sector está más animado y hay muchos créditos. Sin duda hay un optimismo que antes no, y que se vio concretamente con la cosecha fina”, sentencia el presidente de la empresa, que también ve con buenas perspectivas su presencia dentro de la exposición. “Por ahora hay mucha gente, mucha consulta y preguntas. Esperemos que esto siga”, se esperanza Cestari, que este año presenta como novedad en Expoagro las orugas para tolvas y cosechadoras que tienen como objetivo primordial resolver los problemas de compactación de piso.

También en el stand de la compañía está presente toda la línea de tolvas de la empresa, en especial el acoplado tolva autodescargable con módulos de polímero que recientemente obtuvo una mención especial por su Diseño Industrial en los premios Ternium Expoagro a la Innovación Agroindustrial. Se trata de un producto modular, con un tubo sinfín desmontable y un ancho de transporte de 3,4 metros. Además, el cambio a un material no corrosivo implica un menor mantenimiento.

“Siempre somos muy agradecidos de Expoagro porque nos han dado muchas posibilidades, nos tienen en cuenta y nos han ayudado tanto dentro como fuera del país”, asegura Néstor Cestari. La compañía dedica gran parte de sus esfuerzos al mercado internacional, donde ha logrado exportaciones de su línea de tolvas autodescargables a más de 30 destinos de Europa, Oceanía, Sudáfrica, Centroamérica y Mercosur.

Descargar gacetilla, aquí.
Descargar foto en alta, click acá.

Te puede interesar: