Expoagro fue escenario del nuevo acuerdo que asegura una fuerte presencia argentina en la muestra Nampo de Sudáfrica. Desde el INTA destacan la interacción público privada que permite explorar y abrir nuevos mercados.

Ya es clásica la participación de una delegación argentina en Nampo, la muestra agropecuaria anual más importante de Sudáfrica y que para el país representa la puerta de ingreso a nuevos mercados con condiciones agroecológicas muy similares a las nuestras. El ingeniero agrónomo Mario Bragachini, referente de INTA Manfredi, ratificó en Expoagro la cristalización del Pabellón argentino en la próxima muestra que se realizará del 15 al 18 de mayo, donde unas 20 empresas, más instituciones públicas y privadas, entre ellas Expoagro, estarán presentándose con el fin de consolidar el sistema de siembra directa en ese continente.

“Nuestro objetivo es seguir introduciendo máquinas en base a la excelente reputación que tenemos en siembra directa. Como Sudáfrica tiene similares condiciones agroecológicas a las nuestras, la tarea se nos simplifica un poco”, reconoció Bragachini. Aplicada en suelos africanos, la receta argentina significó la duplicación de los rendimientos y la baja de costos, ecuación irresistible para cualquier productor. Y en este proceso, ya se vendieron 130 sembradoras grandes, numerosos cabezales maiceros y girasoleros, equipos de silobolsa, más agropartes, semillas e inoculantes.

El reconocimiento al sistema productivo llevó a que las autoridades de Nampo 2017 reservaran un espacio para que las firmas argentinas puedan demostrar su capacidad en actividades dinámicas, como un espejo de lo que acontece en Expoagro. En este caso, cosecha de maíz y siembra directa con calicata y simulador de lluvia. “Es una oportunidad que no podemos desaprovechar porque es exclusiva para la tecnología argentina. Es un espaldarazo que nos brindan los organizadores de la Nampo y tiene que ver con el trabajo arduo que venimos desarrollando y que arrojó tan buenos resultados”, indicó el referente del INTA.

Entre las empresas que trabajan para participar de Nampo, el especialista de INTA destacó a Mainero, Ombú, Apache y Pierobon. También a Crucianelli. Otras firmas que darían el presente son Don Mario y Rizobacter. El INTA coordinará el trabajo y aportará los fundamentos técnicos para convencer a los sudafricanos de la conveniencia de apostar por la siembra directa y la compra de “fierros” argentinos.

Para el agrónomo, las perspectivas de crecimiento en territorio africano son infinitas. Apenas el 10% de los productores del país anfitrión hacen siembra directa. El porcentaje trepa al 35% en las regiones donde ya se actuó con más presión. Pero hay territorios vírgenes como Botswana, Mozambique y Namibia donde las condiciones agroecológicas son similares a las argentinas. “La carencia de infraestructura y, sobre todo, de educación, impiden una buena práctica agrícola. Hay que enseñarles a hacer agricultura. En Sudáfrica, la meta es que los buenos productores dl convencional pasen a hacer siembra directa. El desafío es enorme, pero los beneficios pueden ser espectaculares”, resumió.

Otro elemento que favorece la estrategia nacional es que no hay otras naciones que hayan puesto el foco sobre el potencial africano para ofrecer su “know how” y tecnología con el fin de mutar la matriz tecnológica. Tiempo atrás, Brasil desarrolló una estrategia comercial importante, con la venta de muchas máquinas, pero sin ofrecer asistencia técnica. Quienes confiaron en la tecnología brasileña, ahora apuestan por la argentina, por su adaptación a las prestaciones sudafricanas. Y la presencia del INTA es fundamental, se enorgulleció Bragachini, en su condición de nexo en la interrelación público-privada.

Descargar gacetilla, aquí.
Descargar foto en alta, click acá.

Te puede interesar: