Los ganadores del ‪Premio Visionarios‬ que Rizobacter organizó junto a Expoagro y Aapresid: Martín Sentous, en categoría Estudiantes, se llevó su galardón por el rediseño de bidones fitosanitarios; mientras que Eduardo de Monte, en categoría General, recibió su reconocimiento por el desarrollo de una bodega bioclimática. Los ganadores se dieron a conocer en el marco del XXIII Congreso Aapresid, ‎Bio Sapiens‬, la era del suelo. Fotos gentileza de María Cristina Carlino Bajczman

Una simple idea puede cambiar el rumbo de un proyecto, mejorarlo, hacerlo progresar. Esta fue la premisa del premio Visionarios, una iniciativa conjunta entre Rizobacter, Expoagro y Aapresid, que nació con la idea de acompañar a todos los que  proponen cambiar el futuro del agro

El jueves 6 de agosto, en un acto celebrado en el marco del XXIII Congreso Aapresid que se realizó en Rosario, se conocieron a los ganadores del premio Visionarios; Martín Sentous, en categoría Estudiantes, se llevó su galardón por el rediseño de bidones fitosanitarios, mientras que Eduardo de Monte, en categoría General, recibió su reconocimiento por el desarrollo de una bodega bioclimática.

“Buscamos visionarios que presentaran proyectos donde la viabilidad económica, la sostenibilidad ambiental, la aceptabilidad social, y la inocuidad y calidad alimentaria fueran los elementos esenciales, y hallamos dos grandes innovadores”, manifestó Ricardo Yapur, CEO de Rizobacter, empresa líder en microbiología agrícola.

“Queríamos identificar y revalorizar a aquellos que siguieran las Buenas Prácticas Agrícolas impulsadas por la FAO y fue muy grato reconocer a dos personas que nos demuestran que es posible innovar en nuestro país”, reveló Rodrigo Ramírez, gerente general de Expoagro y miembro del jurado del concurso.

María Beatriz “Pilu” Giraudo, presidente de Aapresid- Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa- comentó que se sintió orgullosa de poder reconocer a los ganadores durante el congreso. “Quisimos dar el espacio para debatir nuevas ideas y ver más allá de la coyuntura, reflexionando sobre cómo ir respondiendo de manera sustentable a las demandas ambientales, económicas y sociales de nuestro país y el mundo, por eso es súper gratificante encontrar dos personas que pueden concretar esa premisa”.

El reconocido biólogo, Diego Golombek, fue convocado para presentar el premio y brindar una visión diferente de lo que es mirar más allá de una disciplina científica y cómo las visiones de ciertas personas  derivaron en ideas nuevas dentro de la ciencia y la tecnología.  “Los ganadores de este premio son realmente innovadores. Son visionarios porque ven soluciones a problemas que uno ni siquiera sabe que están”, certificó Golombek.

El desarrollo de los visionarios y su aporte al Agro

En el caso de Martín Sentous el aporte innovador llegó desde el diseño industrial, ya que desarrolló un eco bidón para el transporte de agroquímicos. Inspirado ante la problemática en la aplicación de los mismos en la Zona Urbano Rural de Río Cuarto, Córdoba, Martín pudo demostrar con su invento que se puede reducir el impacto ambiental, derivado de los residuos generados durante la utilización de productos fitosanitarios, como así también reducir el impacto en la salud de las personas que deben manipular dichos productos.

“Lo que quise cumplir con este proyecto es generar una correcta intervención de diseño en lo que se refiere a la contaminación desprendida de la actividad de fumigación en mi zona. El Eco bidón ofrece un cierre automático por medio de válvula; de esta forma el productor no toma contacto con el contenido de dichos bidones”, certificó Martín Sentous, quien además es ateneísta de la Sociedad Rural de Río Cuarto.

La innovación de Eduardo de Monte vino desde la arquitectura tras el desarrollo de una bodega con diseño bioclimático, que implica el aprovechamiento del clima, los puntos cardinales, el viento y la tierra misma donde se implanta.

La bodega se ubica en el departamento de Lujan de Cuyo, en el distrito de Anchoris, a 45 kilómetros de la ciudad de Mendoza,  a unos 1.000 metros sobre el nivel del mar, en un predio de aproximadamente 24 hectáreas en el que se encuentran implantadas variedades de uva malbec, cabernet sauvignon y un pequeño viñedo experimental con distintas variedades.

IMG_5998

“Creo que es necesario empezar actuar con políticas a largo plazo que contemplen la unión de las actividades productivas y económicas con el trato amigable con el ambiente. No solo es posible, sino necesario contemplar desde el punto del diseño y la incorporación de las tecnologías modernas. Es vital el uso racional de los recursos naturales y energéticos”, manifestó Eduardo de Monte, quien participó en toda la cadena vitivinícola, desde la uva hasta la comercialización de vinos.

Según Golombek, la ciencia puede ser maravillosa aún sin ser solemne. “Uno piensa que existe algo llamado inspiración y eso es absolutamente mentira. Lo único que existe es trabajo; los ejemplos de la ciencia a lo largo de la historia son irrefutables, y de pronto aparece algo que definimos como innovador o inspirador. Pero todos los ejemplos de revoluciones científicas derivan de años de darle vueltas a un problema, hasta que en el momento menos pensado aparece la solución o la idea creativa de resolución”, definió Golombek.

Reconocido tanto en la ciencia como en la comunicación pública de la ciencia, Diego ganó el premio Ig Nobel en Harvard en 2007, también recibió el premio  Nacional de Ciencias, lo nombraron Ciudadano Ilustre de la ciudad de Buenos Aires y recientemente fue reconocido con el Premio Latinoamericano de Popularización de la Ciencia de la red Pop de la Unesco.

Consultado por el significado de innovador, Diego aseguró que “si logramos mirar más allá de las cosas de todos los días podemos ser innovadores. En esta visión no necesariamente debemos encontrar innovadores dentro de la ciencia, sino en otras profesiones como en las artes, la música o la escritura, porque se trata de gente que inventa formas nuevas de contar las cosas. Algo estamos haciendo bien con la educación superior en ciencias porque realmente salen ideas nuevas y a veces terminamos admirando a los alumnos, porque tratan de ver el mundo desde otro lado”.

Descargar gacetilla: click aquí

 

 

Te puede interesar: