La empresa brasileño-argentina volverá a formar parte de Expoagro como auspiciante con su línea completa de tractores. Pero además, tiene preparadas otras sorpresas para la exposición, como sus lanzamientos en camiones y buses.

El año pasado fue la primera experiencia de la firma Agrale en Expoagro, y el balance fue tan exitoso que la firma brasileño-argentina volverá por segunda vez consecutiva a formar parte de la exposición y será nuevamente auspiciante en la línea de tractores. Sin embargo, del 7 al 10 de marzo en el predio de San Nicolás, se podrán ver algunos otros productos que la compañía produce en su planta de Mercedes, en la provincia de Buenos Aires.

“Seguramente llevemos algunos de los camiones livianos que fabricamos en la Argentina para mostrarlos al público”, anticipa el gerente de ventas, marketing y posventa de Agrale, Ignacio Armendariz. La empresa ha lanzado recientemente toda una nueva línea de camiones con motorización Euro 5 de mayor potencia, con una capacidad de peso bruto total que abarca desde los 7.500 kilos hasta los 14 mil, que se adapta a múltiples usos, y con la que intentan seducir al mercado rural. “Es una línea muy interesante, con un sector de cabinas rebatibles y más confortables, con levantavidrios eléctrico, aire acondicionado y de muy fácil mantenimiento y operación”, asegura.

Pero por otro lado, desde Agrale además adelantan que en el marco de la exposición se podrán ver en funcionamiento los ómnibus que también forman parte de su rica y variada producción. “Vamos a hacer todo un apoyo logístico a la gente de Expoagro con buses para trasladar a la gente y algunos otros elementos que sean útiles para la exposición”, afirma el directivo de la compañía, quien revela además que también se podrá disfrutar de un paseo por la muestra en una de las últimas novedades de la firma en la materia: el MT27, un ómnibus doble articulado con fuelle en el medio.

“Nos estamos preparando con bastante entusiasmo para Expoagro porque es una de las ferias más importantes relacionadas con el campo y nuestra intención para este año es consolidar la parte comercial”, asegura Armendariz. Es que su primer paso por la exposición resultó muy satisfactorio para la empresa, donde tuvo muy buena repercusión, una amplia presencia de clientes y un fuerte acompañamiento de la prensa. “La verdad que estamos muy conformes con lo que hicimos el año pasado. Para este año esperamos repetir y no nos cabe duda que va a ser así”, sentencia.

En ese sentido, el responsable de ventas de Agrale destaca la sustantiva mejora que tuvo el mercado de los tractores durante el año pasado y considera que este año habrá un nuevo incremento en las ventas, aunque mantiene algunas reservas: “Veremos cómo juega toda esta problemática de factores climáticos e inundaciones, incendios de campos y pérdidas de cosecha por exceso de agua, que obviamente va a tener un impacto fuerte en la economía de los productores de algunas regiones. Nuestra expectativa es buena, pero con cautela”, argumenta.

Sin embargo, Arnendariz subraya las políticas que se han implementado a lo largo del año pasado para que el sector agroindustrial retome su senda de crecimiento y vuelva a ser uno de los actores principales de la actividad económica del país: “Obviamente hubo un giro copernicano de la política del gobierno nacional respecto al campo”, lo que a su parecer provocó un fuerte cambio en el ánimo del productor agropecuario. “La venta de maquinaria agrícola se realiza más por expectativas que por realidades económicas. Cuando un productor tiene una expectativa buena respecto a su futuro, se larga e invierte”, fundamenta.

Desde el nuevo predio estable de la exposición (sobre la Ruta Nacional 9, kilómetro 225), Agrale ofrecerá a los visitantes su variada y amplia gama de tractores, compuesta por 14 modelos para todas las necesidades de los productores y contratistas. “Tratamos de cubrir los requerimientos de toda la franja del mercado. Obviamente nuestros nuevos desarrollos están orientados a las altas potencias que son las que en este momento están demandando el mercado”, apunta el directivo.

La tendencia mundial a la fabricación de sembradoras de mayor tamaño y peso trae aparejado que los tractores requieran también de mayor potencia y porte para traccionar esas grandes máquinas. En ese aspecto, Agrale tiene cubiertas las necesidades con su modelo 7215, que posee un motor MWM altamente confiable, 229 de cilindrada y 215 caballos de fuerza. Pero la marca, que también formará parte del Tecnódromo, complementa la línea de mayores dimensiones con unidades más pequeñas, de 75 y 80 caballos, que tienen una fuerte demanda dentro de las economías regionales y en diferentes organismos públicos y municipalidades, que regularmente incorporan este tipo de modelos.

Entre las preferencias del mercado, hay quienes también prefieren equipos más sofisticados con prestaciones y mecanismos electrónicos, pero también aquellos que se inclinan por tractores más simples. Pero la recomendación de Armendariz para sus clientes es siempre prestar suma atención no sólo a la calidad de la máquina, sino también a la atención de posventa en cuanto a abastecimiento de repuestos y asistencia técnica. Con más de 50 años en el mercado, Agrale conoce todas las características y requerimientos que un tractor debe tener para cumplir con todas las necesidades de los usuarios: “Debe ser una unidad robusta, simple de operar, fácil de atender y con bajo costo de mantenimiento. Ese es el tractor útil para el campo argentino”.

Descargar gacetilla, aquí.
Descargar foto en alta, click acá.

Te puede interesar: