La cámara que representa a los prestadores de servicios forrajeros celebra la realización de la “Jornada del Contratista Rural” que tendrá lugar en la próxima edición de Expoagro. Una iniciativa que busca revalorizar el trabajo de un sector clave dentro de la cadena agroindustrial.

El análisis de las problemáticas del sector, el intercambio de experiencias y sobre todo revalorizar un trabajo que es clave dentro de la cadena agroindustrial, son algunos de los objetivos que se plantea la “Primera Jornada del Contratista Rural”. El encuentro cuenta con el apoyo de todas las asociaciones que nuclean a los prestadores de servicios rurales, entre ellos la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros (CACF), que invita a todos sus asociados a sumarse el jueves 9 de marzo a esta oportunidad única que se da en el marco de la nueva edición de Expoagro.

“Muchas veces son los mismos prestadores de servicios rurales los que presentan cierta reticencia a la hora de participar más activamente dentro de las políticas vinculadas al sector. Es una de las cosas que más cuestan y yo creo que eso es lo que hay que intentar revertir”, dice Patricio Aguirre Saravia, titular de la CACF.

En ese sentido, el contratista forrajero de Carlos Casares, provincia de Buenos Aires, considera que la iniciativa lanzada por la exposición, que comenzará a las 9 de la mañana y se desarrollará a lo largo de 4 horas en uno de los auditorios del predio, es un lugar ideal para reunirse entre pares, generar un espacio de interacción enriquecedor y conocer las distintas problemáticas que aquejan al rubro. Y siendo uno de los miembros fundadores de la asociación que nuclea a los contratistas forrajeros, Aguirre Saravia sabe de primera mano que la unión hace a la fuerza: “Cuando nos juntamos para armar la cámara nos dimos cuenta que la buena relación que tenemos entre competidores y colegas es porque tenemos los mismos problemas y buscamos entre todos las mismas soluciones. Tan simple como eso”.

La Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros participará como todos los años de la exposición, que se desarrollará del 7 al 10 de marzo en el nuevo predio estable de San Nicolás, ubicado sobre el kilómetro 225 de la Ruta Nacional 9. “Vamos a llevar toda nuestra aparatología para hacer un análisis gratuito a cualquier productor que quiera llevar su muestra de silaje o de forraje. Queremos que se vea la diferencia entre tener la información y no tenerla”, remarca Aguirre Saravia, quien destaca que también se planea realizar alguna muestra dinámica de picada a campo y forraje.

“La Cámara está permanentemente capacitando a sus asociados. La diferencia se ve entre quienes están preparados y quienes no”, sentencia el directivo. Pero en un mundo donde el manejo de datos y el uso de nuevas tecnologías son moneda corriente, también el productor debe formarse y manejar conocimientos. “Nos interesa muchísimo que quien nos contrate sepa aprovechar y valorar nuestro trabajo. La capacitación tiene que ser de ambos lados, porque si hago un análisis súper exhaustivo y luego no lo saben interpretar, no sirve de nada”, agrega.
Entre las novedades y lo último en tecnología en la materia, Aguirre Saravia destaca un nuevo procesador de granos de mayor eficiencia y “también se está trabajando mucho en lo que es la medición en densidades de silos y mapeos, que hasta ahora no existía en la parte forrajera”, añade.

Pero a la hora de renovar la maquinaría y de incorporar tecnología, los prestadores de servicio se encuentran con el desafío del acceso al crédito. “Históricamente el contratista nunca fue visto como una alternativa de negocio, por su carácter de nómade y porque no tiene propiedades”, se queja Aguirre Saravia.

El titular la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros advierte que son las empresas de servicios las grandes impulsoras en la compra de maquinarias y las únicas capaces de absorber la oferta cada vez más creciente de unidades de gran porte y tamaño. “Un particular no puede tener semejantes cosechadoras, sembradoras o tractores”, comenta, a la vez que confiesa que este es uno de los puntos más preocupantes para el rubro y en el cual la asociación trabaja con mayor esfuerzo. “El valor más grande que tiene el contratista es su trabajo, su clientela, su trayectoria, y para todo eso necesita de herramientas de financiación”, dice.

Otro de los problemas que aquejan al sector es el creciente desfasaje entre los costos y las tarifas que cobran los contratistas. Combustibles, repuestos, cargas sociales, seguros y transportes, son algunos de los rubros que aumentaron fuertemente a lo largo del año pasado y que tuvieron un impacto notable en el sector. “Todo se ha ido ajustando y todo te pega. Nosotros no podemos trasladar directamente todas las subas porque el productor no nos puede pagar”, se lamenta Aguirre Saravia.

Sin embargo, el balance del 2016 fue positivo para la actividad forrajera, acompañando el repunte económico que tuvo toda la cadena agroindustrial. Y para este nuevo año las perspectivas siguen siendo prometedoras, a pesar de las inclemencias climáticas que aquejan a varias zonas de nuestro país. “Todos los colegas con los que hablo están entusiasmados y a nadie se le redujo el número de hectáreas”, manifiesta Aguirre Saravia. Aunque con algunas demoras, la campaña ya comenzó y la gran apuesta para el sector pasa por la realización de reservas forrajeras: “Con el nivel de agua en los campos, el único proyecto ganadero posible pasa por tener reservas”, concluye.

Descargar gacetilla, aquí.
Descargar foto en alta, click acá.

Te puede interesar: