Bajo el lema “Sumale Hereford”, diferentes expertos analizaron en Expoagro las bondades de la raza, en un clima de recuperación para el sector ganadero a pesar los serios inconvenientes que ocasiona la sequía.

La Asociación Argentina de Criadores de Hereford tuvo su jornada especial en la 12ª edición de Expoagro, que se realiza hasta el viernes en el KM 225 de la Ruta Nacional 9 en San Nicolás.

Bajo el lema “Sumale Hereford”, diferentes especialistas disertaron en el auditorio del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), donde una gran cantidad de público se interiorizó sobre las virtudes de esta raza británica.

“Con esta actividad buscamos que cada vez más criadores incorporen la raza, que junto a Angus son las predominantes en la zona templada. Los animales Hereford se destacan por ser muy mansos con una alta capacidad de crecimiento y excelente calidad de carne. Creo que va a tener una preponderancia aún mayor cuando se abran nuevos mercados de exportación, porque tiende a generar novillos más pesados”, aseguró el licenciado Agustín Arroyo, referente de la Asociación Argentina de Criadores de Hereford.

En la primera parte de la jornada, una mesa de veterinarios desmenuzó los aspectos técnicos y sanitarios sobre cómo eficientizar la producción de carne. Las disertaciones estuvieron a cargo de Alberto Aldabe, Coordinador de la Fundación Lucha Anti-Aftosa de Chascomús, Carlos Acuña, del estudio Acuña-Rojas Panelo de Azul, y Juan Cruz Muriel, gerente de Servicio Técnico de Biogénesis Bagó.

“En el país tenemos un 65% de destete, que es muy bajo. Principalmente, los medianos y pequeños productores son los que logran menor porcentaje. Por eso creemos que es nuestra responsabilidad asesorarlos. En la Fundación ofrecemos desde 2014 un plan para bonificarle la vacuna anti-aftosa a aquellos productores que presenten anualmente los certificados de que hayan revisado sus toros contra la tricomoniasis, campilobacteriosis, brucelosis y tuberculosis”, aseguró Aldabe.

La actualidad y el desafió del negocio ganadero en los mercados externos e internos estuvo a cargo del licenciado Miguel Gorelik, especialista en calidad y comercialización de hacienda. Respaldado por datos históricos, analizó el negocio ganadero con una perspectiva de largo plazo. “Desde 1914 hasta mediados de la década del 70, la cantidad de animales faenados tuvo una tendencia creciente. Pero desde 1976 hasta 2017 caímos en un promedio del 10% en la faena anual. A eso hay que agregarle otro 10% de reducción del peso de los animales, por lo que ya tenemos un 20% menos de carne mientras que en el mismo período la población aumentó un 60%. Claramente el consumo per cápita se redujo a la mitad, a los 60 kilos por habitante que hoy tenemos. Al mismo tiempo, las exportaciones, que tuvieron un pico excepcional de un millón de toneladas en los años 20, también tuvieron una tendencia negativa”, graficó.

En ese sentido, el experto analizó que las dificultades del sector no se circunscriben solo a la última década. “Tenemos un estancamiento marcado en los últimos 40 años. Si bien las medidas del kirchnerismo fueron terribles para la ganadería, también es cierto que venimos de problemas previos”.

Luego, la Asociación presentó el cronograma de actividades que tendrá este año. Ya en la pista de demostraciones, el inspector de Puro Registrado de Hereford, Hernando Grandolini, describió con dos toros y dos vaquillonas a la vista los atributos más destacados de la raza. Para finalizar, los presentes degustaron vinos y carne Hereford.

Arroyo, que ofició de moderador ante un auditorio colmado, destacó el preponderante papel que adquirió la ganadería en Expoagro. “Es muy importante que la organización se haya interesado por el crecimiento del sector, a pesar de ser una muestra con un perfil más enfocado en la agricultura. Basta salir a recorrerla para ver el avance de la tecnología en las maquinarias. La ganadería todavía no tiene esa precisión tecnológica, pero a medida que sea un negocio rentable seguirá avanzando en ese sentido”.

“En lo que a Hereford respecta, el año pasado fue bueno asociado a la evolución del sector en general, que venía de 12 años muy complicados. Aunque queda mucho por corregir, las nuevas reglas de juego están permitiendo un despegue. Debemos recuperar las casi 800 mil toneladas que se vendían hace no tantos años, después de caer a menos de 200 mil en el último período del gobierno anterior, cuando se cerraron las exportaciones. La aspiración inmediata es que exportemos unas 370 mil a fines de este año”, sintetizó.

Al respecto, consideró: “el vínculo con la Unión Europea está trabado por reclamos del gobierno francés, pero se abrió China y hay perspectivas de que se haga lo mismo con EEUU. Además hubo interés de países como Dubái en las exposiciones internacionales donde estuvo participando el IPCVA”.

Para terminar, Arroyo se refirió a la falta de pasto a causa de la sequía, en una época donde comienza la venta de los terneros que se están destetando. “Eso provoca que haya mucha oferta ante una demanda restringida. Esperamos que cuando se solucione este tema los precios peguen un salto en la invernada. Para que se produzca ese crecimiento en la hacienda terminada, también es indispensable que se logren nuevos mercados externos”, indicó.

Descargar gacetilla, aquí.
Descargar foto en alta, click acá.

Te puede interesar: