El embolsado de granos revolucionó la logística y el almacenaje en nuestro país. Implicó un cambio rotundo en la forma de almacenar granos. Con el silobolsa, los productores tuvieron la posibilidad de dosificar ventas en el transcurso de toda la campaña agrícola.

“La economía argentina de los últimos 30 años entrenó al productor agrícola para que adoptara las tecnologías más avanzadas para ser rentable en el tiempo. El que no era eficiente, desaparecía del mercado. Con lo cual, el productor tuvo que adoptar  y adaptarse a  la siembra directa, al embolsado y ahora, a la agricultura de precisión”, argumenta el Ing. Alberto Mendiondo, responsable de Comercio Exterior de la firma Ipesa,  líder en fabricación de plásticos para la agricultura.

Tenemos el 70% de la participación del mercado local, y a nivel mundial, de la totalidad de las bolsas que se producen, Ipesa provee el 50%”, confirma Mendiondo. En la Argentina, se embolsan 40 millones de toneladas de granos en cada cosecha. Además de un efectivo sistema de almacenaje que requiere baja inversión, se ha transformado en una herramienta estratégica en la logística de los productores, acopiadores y exportadores.

El embolsado se transformó en mucho más que una herramienta de almacenaje. Para los productores y el resto de los integrantes de la cadena, el silo bolsa aporta soluciones y beneficios a la logística en la etapa comercial.“La difusión que han tomado las bolsas no se debe sólo a los menores costos, Se han transformado en una herramienta estructural que también permite hacer una mayor segregación de las distintas calidades y tipos de granos y por lo tanto le da una mayor racionalidad a la logística comercial del acopio”, sostiene Mendiondo.

La expansión agrícola no tiene límites, y si bien el almacenaje está resuelto por la revolución del embolsado de granos, aún hay más en esta materia.  Se trata del monitoreo a través de dióxido de carbono en silo bolsas. “Ipesa fondea a entidades como INTA para contribuir en investigación y desarrollo. A la fecha,hay empresas que hacen predicción del riesgo de los granos almacenados a través de la medición de los niveles de dióxido de carbono.Logramos una tecnología de precisión que permite detectar de manera temprana procesos de deterioro de la calidad del grano, sin alterar la hermeticidad del sistema. Este tipo de monitoreo actúa como una metodología preventiva, sostiene Mendiondo al enfatizar que siempre trabajan para buscar nuevas soluciones para el agro.

Estas acciones hicieron que Ipesa acumulara una gran trayectoria en el mercado mundial; hoy la empresa exporta a 50 países de los 5 continentes con ventas directas y a través de distribuidores, de bolsas para el almacenaje de granos y forrajes. Además, desarrolla productos para cultivos intensivos, envases flexibles, sachets para lácteos y plásticos para construcciones y aislantes térmicos.

En cuanto a la próxima participación de la firma en Expoagro, el responsable de comercio exterior apunta: “acompañamos a la muestra desde sus comienzos y cada edición representa para nosotros un punto de encuentro con distribuidores y productores y es una excelente ventana para mostrar el potencial de nuestra tecnología. La feria a su vez nos acerca a potenciales clientes del exterior a través de sus rondas de negocios”.

Descargar gacetilla: click aquí

Descargar foto: click aquí

 

Te puede interesar: