Las economías regionales también encuentran un norte en Expoagro. Así lo demuestra Dolbi, que con su rotoenfardadora de algodón ganó medalla de oro del Premio Ternium Expoagro y se prepara para mostrarse en San Nicolás.

Fueron años de investigación, trabajo, avances y retrocesos, pero finalmente el fruto salió a la luz y con enorme éxito. La rotoenfardadora de algodón TR 1500 de la empresa Dolbi es una de las ganadoras de la medalla de oro del Premio Ternium Expoagro a la Innovación Agroindustrial.

“Nos sentimos orgullosos de haber ganado esta distinción y ahora tenemos que saberlo potenciar puertas afuera, para posicionarnos mejor tanto en el mercado interno como en el externo”, asegura Elbio Dolzani, el director ejecutivo de la empresa. Y una de esas vidrieras donde se podrá apreciar las virtudes de esta innovación 100% argentina será en la próxima edición de Expoagro, que tendrá lugar del 7 al 10 de marzo en el KM 225 de la Ruta 9, en San Nicolás.

“Se trata de una gran exposición a nivel nacional e internacional, donde se concretan negocios y se empiezan a entablar los acuerdos comerciales que se van a desarrollar durante todo el año agrícola”, agrega su hermano y responsable del departamento de ventas, Juan Carlos Dolzani.

Dolbi, con sede en Avellaneda, provincia de Santa Fe, es una empresa especializada en la producción algodonera. Entre sus productos se destacan cosechadoras de algodón, rotoenfardadoras de algodón, sembradoras, rolos, entre otros.

Y entre todos ellos se destaca la rotoenfardadora TR 1500, el diseño recientemente premiado por Ternium Expoagro, que constituye una herramienta de gran utilidad para el sector algodonero, ya que no solamente preserva y protege al algodón con un film, sino que también mejora la calidad y baja los costos del transporte al comprimir la materia prima. El novedoso equipo logra empacar de forma automática el algodón proveniente de cualquier cosechadora al pasar los capullos a través de una tolva de gran capacidad y formar en su interior fardos de fibra compactados con un alto rango de impermeabilidad.

A su vez, la máquina envuelve automáticamente las parvas con un film plástico de gran resistencia que permite conservar la limpieza del algodón. Una vez finalizado este proceso, la rotoenfardadora expulsa la pieza hacia una rampa ubicada detrás del dispositivo para su posterior almacenaje. “Tiene un principio bastante similar al rotoenfardado de pasto, la diferencia más grande es la incorporación del film strech, que funciona como un protector para evitar la contaminación y mantener el rollo más compacto para poder trasladarlo con mayor facilidad”, explica Elbio Dolzoni.

La innovación diseñada por Dolbi significa un verdadero avance en la postcosecha del algodón, una actividad que encuentra muchas dificultades y complejidades a la hora de preservar de forma correcta la materia prima. “Hemos hecho pruebas y el algodón ha estado cuatro, cinco y hasta seis meses en el campo, aún con agua, y no se llega a mojar. En la medida que se lo estire bien y que los fardos no se estén tocando unos con otros, que permitan un poco de aireación, la fibra no se perjudica”, resalta el director ejecutivo de la compañía.

La rotoenfardadora ya está en etapa de comercialización aunque todavía no salió al mercado de manera masiva. Pero la empresa prevé que durante 2017, con mayores pruebas a campo acumuladas, la máquina pueda verse con más frecuencia en los campos algodoneros del litoral y norte argentinos, e incluso

En tanto, desde Dolbi adelantan que ya trabajan en el desarrollo de una cosechadora autopropulsada, que gracias a un convenio de vinculación tecnológica con INTA, contará con el sistema de recolección striper y el de rotoenfardado. “Esta es una máquina que vamos a estar probando hacia fines de la campaña 2017 y esperamos pueda ser comercializada hacia 2019 o 2020”, anuncian.

Descargar gacetilla aquí

Te puede interesar: