La empresa de Bell Ville lanzará a la venta en enero su mezclador 2932, que ya obtuvo la medalla de plata y una mención al diseño industrial en los Premios Ternium-Expoagro. Al igual que ya lo logró con su cabezal maicero MDD-100, la firma espera que esta innovación tenga éxito a nivel mundial.

La fabricante de maquinarias e implementos agrícolas Mainero, radicada en la localidad cordobesa de Bell Ville, lanzará a la venta en enero un producto que promete marcar tendencia en el mundo. Se trata del mezclador 2932 de 12 m3, que manteniendo el sistema de tres sin fines horizontales puede procesar cualquier tipo de heno en sus diferentes formas de conservación, incluso hasta rollos enteros. “No había ningún mixer que pudiera lograr eso manteniendo el sistema de tres sin fines horizontales. Por eso, fueron implementándose otro tipo de sistemas que resignaron un montón de aspectos en cuanto a la calidad de mezclado y distribución. Pero ahora, mejoramos la calidad de procesamiento sin resignar ninguna ventaja”, aseguró Marcos Formica, responsable de Asistencia Técnica y Posventa de la empresa.

Si bien el desarrollo solo se está probando como prototipo, ya le trajo algunas satisfacciones a Mainero. En la quinta edición de los Premios Ternium-Expoagro a la Innovación Agroindustrial se llevó una medalla de plata y la mención a diseño industrial. “Nos llevó unos cuantos años de investigación y desarrollo. Desde 2010, un equipo interdisciplinario muy grande trabajó en esto. Tenemos muchas expectativas porque le da al mercado lo que estaba necesitando”.

Formica también explica que este mixer reúne en una sola máquina las ventajas de prácticamente todos los demás sistemas conocidos, permitiendo de esta manera una “versatilidad única” a los productores. “El procesamiento del rollo se hace en el mismo tiempo que el sistema vertical, pero con una calidad muy superior sin resignar ninguna de las virtudes en cuanto a mezclado, distribución y traslado en el campo. Los mixer verticales tienen alguna complicación en la movilización cuando hay barro. En cambio, este modelo tiene un tren de ruedas en balancín ideal para esas épocas complicadas a nivel temporal donde no todos los mezcladores pueden desplazarse con facilidad”, ejemplificó.

Vale destacar que la empresa no es la primera vez que apuesta a la innovación. En 2013, presentó su cabezal maicero MDD-100 que puede cosechar el cultivo en múltiples distanciamientos entre líneas o direcciones de avance, sin necesidad de ajustes o adaptaciones. El desarrollo se comercializa en Australia, Sudáfrica, Uruguay, Colombia, México, Canadá y sobre todo EEUU, principal productor de maíz del mundo con casi un 40% del mercado. ”Le da a los productores una versatilidad que era utópica hasta hace muy poco. Ese es el motivo por el que tiene tanto éxito en el mercado interno y otros países como EEUU en el que no es fácil penetrar”.

En Expoagro 2017, que se realizará del 7 al 10 de marzo en el KM 225 de la Ruta 9 de San Nicolás, Mainero mostrará en movimiento este cabezal, sus modernas rotoenfardadoras 5886/5820 y su revolucionario mezclador 2932. “Incluso en el propio stand  vamos a hacer una especie de dinámica del mixer, donde vamos a moler rollos para que lo vean trabajando en algunos horarios”.  A la megamuestra también llevarán sus segadoras, rastrillos y el resto de las líneas de cabezales y mezcladores.

Para Formica, Expoagro es una gran vidriera para mostrar los productos y promover de manera institucional a la empresa. “El MDD-100 se mostró por primera vez al público en Expoagro con una repercusión extraordinaria, donde fue gente de todo el mundo a verlo. Eso te da una idea de lo importante que es la feria para nosotros”.

Además, elogió que el evento vaya a realizarse por primera vez en un predio estable, donde permanecerá por los próximos 15 años.  “Me parece fantástico. Las muestras más representativas del mundo son en lugares fijos porque permiten hacer obras de infraestructura para evitar problemas climáticos, le dan a los productores la posibilidad de programar con mayor tiempo y así simplifican la logística”.

Asimismo, consideró que durante la última edición se dio un “timing perfecto” luego del cambio de Gobierno, aunque esas expectativas no pudieron plasmarse con claridad a lo largo del año por los problemas climáticos. No obstante, Formica palpó una reactivación muy importante.  “Prácticamente no damos abasto. La cadena de abastecimiento está bastante complicada y buscamos proveedores alternativos de otras industrias para hacer frente a la demanda”.

Respaldada por los buenos resultados, Mainero ya puso en marcha un ambicioso plan de inversiones dividido en cuatro partes, con el que renovará su estructura edilicia y las máquinas de herramientas. “La primera etapa, que demandó un millón y medio de dólares, ya está en marcha con una ampliación de la línea de montaje. Además renovamos el sector de despacho para la carga de contenedores, buena parte del área de pintura y unas cuantas oficinas. La segunda parte, de dos millones y medio de dólares, será el año que viene enfocada en las máquinas de herramientas. Mientras que en los dos años siguientes nos vamos a centrar en la renovación de la planta”.

Así las cosas, para Mainero, lo mejor está por venir. “Gran parte de la mejora  la vamos a ver en la cosecha gruesa porque los cabezales son nuestro fuerte”, finalizó Formica.

Descargar gacetilla, aquí.

Te puede interesar: