La delegación argentina tendrá un lote de 5 hectáreas en la feria Nampo donde por primera vez se realizarán demostraciones a campo. Federico Bosch, gerente de Técnica, Montaje y Contenidos de Expoagro, cuenta detalles de los preparativos.

La siembra directa se ha convertido en el principal estandarte de la agricultura argentina. De su mano, la agroindustria local se abre camino en los mercados del mundo. Sudáfrica es una de las regiones con mayor potencial.

Sudáfrica tiene una superficie de 121 millones de hectáreas pero solo 20 millones son cultivables. El principal cultivo es el maíz, que ocupa alrededor de 3,3 millones de hectáreas y es destinado en un 60% para consumo humano. Pero el maíz no sólo se siembra en forma convencional sino además con un distanciamiento entre hileras de 1,5 metros y una densidad de tan solo 20.000 plantas por hectárea.

Un equipo integrado por técnicos de INTA y Expoagro, con el apoyo institucional de CIDETER, la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación, la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa (Aapresid) y Santa Fe Global (Agencia Santafesina de Inversiones y Comercio Internacional) se encuentra trabajando en la difusión de la tecnología argentina en ese país.

Luego de varios años de trabajo conjunto, del 15 al 18 de mayo próximos, en el marco de Nampo Haverst Day 2018 –la exposición organizada por Grain S.A. en la ciudad sudafricana de Bothaville- por primera vez en la historia habrá una dinámica de maquinarias a campo con especial foco en siembra directa.

“Vamos a mostrarle a Sudáfrica los beneficios de la siembra directa, cómo impacta en el rendimiento y toda la tecnología asociada a esta forma de producir”, afirma Federico Bosch, gerente de Técnica, Montaje y Contenidos de Exponenciar, firma organizadora de Expoagro, que mantiene una asociación estratégica con Nampo desde hace varios años.

Por primera vez en Nampo, las empresas nacionales participarán de dinámicas a campo en un lote de 5 hectáreas donde se sembrará inicialmente un cultivo de cobertura que servirá de rastrojo para que las sembradoras de directa hagan su demostración en mayo. Y en marzo se implantará un cultivo de maíz que llegará al mes de mayo en estado vegetativo y sobre el cual se harán dinámicas de pulverización. Un equipo técnico del INTA y de Expoagro, coordinado por Edgard Ramírez, ya está trabajando en Sudáfrica en la corrección del suelo, fertilización y barbechos.

“Hay interés de Grain S.A. de darnos más superficie para las dinámicas en un futuro cercano. Notamos gran entusiasmo en este proyecto por parte de las empresas argentinas que tienen representación en Sudáfrica”, agrega Bosch.

Mercado en expansión

Apenas el 10% de los productores sudafricanos hace siembra directa. Según Cideter, desde 2011 a la actualidad las ventas de sembradoras argentinas para siembra directa a Sudáfrica crecieron 336%. Allí están trabajando en la actualidad unas 150 máquinas. Además, Sudáfrica es la puerta de acceso a otros países como Botsuana, Namibia y Zambia.

Según los ensayos realizados por INTA, el uso de la siembra directa en la región ha significado incrementos de rinde que van del 30 al 50% en maíz y soja, con reducciones de costos del 30% y el uso de un 50% menos de combustible. Esto se debe al uso de la técnica pero también al ahorro de agua, que sumado al cambio de densidad de 20.000 a 55.000 plantas, la menor distancia entre hileras -de 52.5 cm-, una optimización en la radiación que reciben los cultivos, el aumento de la materia orgánica y la reducción de la erosión en el suelo significan un cambio sustancial en el sistema productivo hacia un modelo más sostenible.

Descargar gacetilla, aquí.
Descargar foto en alta, click acá.

Te puede interesar: