Campo Creciente en Expoagro

Más de 80 productores y contratistas, convocados por la Cooperativa Agrícola de Ramallo, asistieron a la última jornada de capacitación previa a la realización de Expoagro, realizada en el campo donde se llevará a cabo la muestra. Hernán Ferrari, de INTA Concepción del Uruguay, describió las recomendaciones para evitar pérdidas de cosecha y lograr una alta calidad de granos.

 

Hace pocos días, Expoagro abrió las puertas de su campo, ubicado en el kilómetro 214 de la Autopista Buenos Aires –Rosario, para compartir con un grupo de productores y contratistas las últimas novedades en cosecha. Lo hizo de la mano de la Cooperativa Agrícola de Ramallo y con el aporte técnico del especialista Hernán Ferrari, del INTA Concepción del Uruguay.

Más de 80 asistentes compartieron las pautas para lograr una alta eficiencia en cosecha, analizando las recomendaciones y buenas prácticas una menor pérdida y mayor calidad de grano.

“Con Expoagro tenemos un convenio de complementación y ayuda mutua en la organización de la muestra que no se limita a los cuatro días de la feria –explicó Fabricio Calderón, gerente general de la Cooperativa Agrícola de Ramallo-, ya que durante el año hemos realizado una serie de capacitaciones para los productores agropecuarios de la región. Estas jornadas estuvieron dedicadas a siembra, fertilización y cosecha, y las complementamos con una capacitación comercial en mercados de granos y de insumos. De esta forma, en forma complementaria entre nuestra cooperativa y Expoagro brindamos un servicio a los productores”.

El dato contundente lo aportó Hernán Ferrari: “en promedio, entre el 70 y el 80% de las pérdidas de cosecha en soja y en maíz están generadas por la plataforma de la cosechadora”, dijo. Y explicó que en el caso de la soja, que es un material muy seco y dehiscente, el golpeteo del molinete y de la barra de corte provoca la caída y pérdida de chauchas. “Mientras que en la recolección de maíz, si el cabezal no está bien regulado el “despigue” puede ocurrir muy por delante, provocando que las espigas caigan al suelo, o muy por detrás haciendo que las espigas choquen y salgan despedidas con fuerza hacia adelante. También puede ocurrir que las chapas cubre rolos no estén bien reguladas y entonces los rolos traccionadores engranen sobre las espigas produciendo su desgrane”.

Al desmenuzar el tema, Ferrari señaló que una de las cuestiones a considerar a nivel de la barra de corte es la regulación de la luz entre la cuchilla y la contracuchilla. “Si están muy cerca, a menos de 0,5 milímetros entre la cuchilla y la contracuchilla, por el aumento de las fricciones se produce un crecimiento de la energía requerida y eso significa un 5% más de consumo de gasoil y el desgaste de las transmisiones crece un 30%. En cambio, si la luz supera los 0,5 mm y llega a 1 o 1,5 mm lo que encontramos es un aumento de la energía requerida para el corte de la planta y el consumo de gasoil aumenta un 10 o 15% y las transmisiones tienen casi un 40% menos de durabilidad”.

Por otro lado, el especialista también remarcó la necesidad de realizar una buena regulación de los cabezales. Para aquellos con caracol indicó que la altura correcta de la espira del sinfín sobre la batea debe ser equivalente a la de una pirámide formada por tres chauchas de soja. “Con eso evitamos que se produzca una pre trilla –dijo Ferrari-, es decir que el caracol esté trillando y los granos caigan por delante de la plataforma”.

“Ese problema no lo vamos a tener en un Draper –agregó-, pero en ese caso debemos cuidar mucho que al realizar el corte la planta caiga con una inclinación de 30 grados en dirección hacia el centro. Esto nos indicará la velocidad justa de la lona hacia el centro. Tendremos la garantía de que la plataforma alimenta bien, el ingreso es fluido y el cilindro puede trillar perfectamente”.

En cuanto al acarreador, la recomendación del técnico es que tenga la tensión justa, quedando en posición “bien horizontal” de manera que la planchuela del medio esté tocando el fondo y que el resto quede flotando. “Si logramos esa regulación –indicó Ferrari-, tendremos una condición perfecta para evitar que se formen bolos de material y que el cilindro de trilla pueda trabajar en forma correcta”.

Por último, el técnico del INTA se refirió a las regulaciones del cilindro de trilla según los diferentes sistemas de cosechadoras. “En el caso de las axiales necesitamos que esté sí o sí bien alimentado, esto implica que el acarreador esté perfectamente regulado y que en el caso de tener plataforma con caracol la chapa rascadora se encuentre perfectamente en contra de las espiras para evitar que el material se envuelva. Si logramos esto, la alimentación es perfecta  y el sistema axial trabaja muy bien”.

En cuanto al sistema transversal, “se debe considerar que la apertura del cilindro cóncavo siempre sea mayor adelante que atrás para lograr una trilla progresiva”, puntualizó Ferrari.

 

Descargar esta gacetilla (PDF) aquí

Fotos disponibles para descargar en alta resolución Foto 1 Foto 2 Foto 3 Foto 4 Foto 5 Foto 6

Te puede interesar: