Desde temprano, un público ávido por ponerse a tono con la actualidad tecnológica del sector agropecuario comenzó a ingresar a la muestra, que muestra sus mejores galas.

Las inclemencias climáticas parecieran ser, apenas, un mal recuerdo. Un cielo despejado, bien celeste, y un sol en plenitud tejieron el marco perfecto para que el viernes, la fiesta en Expoagro sea completa. Así lo entendieron los cientos de visitantes que desafiaron los relojes a primera hora y a media mañana la muestra ya mostraba su mejor cara.

La mayor muestra del campo a cielo abierto funciona como un verdadero imán. Y no sólo para los actores del sector agropecuario, sino también para los personajes urbanos, que al menos una vez al año pretenden darse una panzada con las bonanzas de la zona rural. Así lo entienden Mario y Marta, matrimonio de San Pedro que dejaron a un costado sus obligaciones cotidianas para desenchufarse en Expoagro.

Se sabe, este tipo de iniciativa no reconoce sexos ni de edades. Por eso no sorprende que Patricia, más allá de su juventud, se aventure en la tarea de empaparse sobre las prestaciones de una poderosa cosechadora que estremece con solo mirarla. A su lado, algunos productores sonríen y recuerdan con ironía aquellos tiempos en que los “fierros eran cosa de hombres”.

Cada una de las calles se va nutriendo del movimiento incesante. Y allí se abren paso con su andar presuroso un grupo colorido de adolescentes y jóvenes, recién llegados de Laguna, Corrientes, cuyo objetivo no es otro que descubrir si la realidad agronómica de esta región difiere o se asemeja a la geografía que los rodea todos los días.

Mientas las máquinas van calentando motores, los visitantes, productores y no tanto, se suben a las
pick ups para comparar rendimientos, observan, palpan y adquieren productos de una variada gama como si estuvieran en un megashopping a cielo abierto. Y degustan sabores como en los mejores encuentros gastronómicos. En cambio, los más expertos, aguardan la hora para que las dinámicas y las muestras de destreza dejen atrás el último bostezo y se pongan en marcha.

El reloj se empeña en demostrar que recién es media mañana. Sin embargo, este viernes ideal de Expoagro ya vive toda su intensidad y promete emociones mayores a medida que transcurra la jornada.

Descargar gacetilla de prensa en .PDF aquí

Descargar imagen en alta: Foto1

Te puede interesar: