Fernando García, director del Programa Latinoamérica-Cono Sur del IPNI en la Plaza de Buenas Prácticas Agrícolas

La Asociación Fertilizar y el Instituto Internacional de Nutrición Vegetal se unieron en la Plaza de las Buenas Prácticas Agrícolas de Expoagro 2015 para mostrarles a los productores los resultados productivos que se obtienen con la fertilización y el impacto en los márgenes agrícolas. En suelos originalmente pobres en nutrientes, un plan de fertilización de 15 años genera aumentos de rindes de hasta 500%, dijeron.

“Fertilidad de suelos y nutrición de cultivos” fue el tema desarrollado en una de las estaciones de la Plaza de las Buenas Prácticas Agrícolas. En ella se congregaron dos instituciones: Fertilizar, del ámbito local; y el IPNI, Instituto Internacional de Nutrición Vegetal.
María Fernanda González, gerente ejecutiva de Fertilizar, explicó que dividieron la actividad en 3 sectores temáticos: el estado nutricional del suelo; las “4 Rs”, como se conoce internacionalmente a los cuatro requisitos básicos (dosis, fuente, forma de aplicación y ubicación de los nutrientes) para tener un programa de fertilización basado en las buenas prácticas; y por último presentaron el impacto de la fertilización a nivel de réditos económicos y ambientales.
“En el primer caso – explicó González-, enfrentando el estado virgen del suelo versus la condición cultivada, vemos el deterioro de los parámetros que actúan como indicadores de la condición del suelo por un uso deficiente. Esos parámetros son pH, materia orgánica, macronutrientes, como fósforo, y micronutrientes, como zinc y boro, y los que llamamos bases como calcio, magnesio y boro.”
Respecto a las 4Rs, Fernando García, director del Programa Latinoamérica-Cono Sur del IPNI, señaló que “Nos apoyamos mucho en el análisis de suelos para determinar el diagnóstico de la situación y mostramos diversas fuentes disponibles de nutrientes”.
“Por lo tanto –agregó-, enfatizamos la necesidad de que se haga el análisis, que se use la fuente correcta de cada nutriente y que se realice una adecuada aplicación”.
El tercer sector de esta estación estuvo dedicado a mostrar el impacto de largo plazo de la fertilización. Los especialistas demostraron que, en suelos originalmente pobres en nutrientes un plan de fertilización de 15 años genera aumentos de rindes de hasta 500%, mientras que en suelos medios ese incremento es del orden del 100%. Luego remarcaron el impacto económico de esa mejora productiva, señalando que esos aumentos de rendimientos en un suelo pobre ofrecen un aumento del margen agrícola de 370 dólares por hectárea anuales y en un suelo medio de 70 dólares.
“Cada lote es una historia” enfatizó García, por lo tanto ese es un motivo contundente para que se realicen los análisis de suelos y el uso de las herramientas que ahora brinda la agricultura de precisión.

Descargar gacetilla (PDF), click aquí

Fotos disponibles para descargar en alta resolución aquí

Te puede interesar: