Sembrar cultivos de verano en forma óptima

septiembre 4, 2014 / by / Category : Prensa

Un centenar de productores de la Zona Núcleo acudieron a la convocatoria de Campo Creciente, una Jornada de Actualización Técnica que se desarrolló el 28 de agosto, de cara a la siembra de soja que empezará pronto.

Con la organización de Expoagro y Cooperativa Agrícola de Ramallo, cuatro especialistas dieron sus consejos para el arranque de la campaña, con una metodología teórico-práctica; las disertaciones teóricas se realizaron en el auditorio de la entidad anfitriona y las prácticas en el campo de la megamuestra en el km 214 de la autopista Buenos Aires-Rosario.
El jefe del departamento agronómico de la cooperativa, Raúl Salvioni recordó las bases del manejo de malezas. “A pesar de la importancia económica de los herbicidas – los no selectivos (glifosato) representan un 54% y los selectivos, un 18% del gasto total en productos fitosanitarios que realiza un productor – siguen siendo las herramientas más efectivas y económicas para el manejo de malezas. Sin embargo, existen otras tácticas de manejo proactivo: las mecánicas y las culturales. En la primera categoría, se puede realizar una labranza pre-siembra, escardas al cultivo o post-cosecha. Entre las tácticas culturales, la más eficaz es una rotación de cultivos adecuada. También influyen la fecha y densidad de siembra, la distancia entre surcos, la ubicación del fertilizante y los cultivos de cobertura”, enumeró.
El glifosato apareció en el mercado en el año 1976 y todavía es la mayor herramienta usada en el país para combatir las malezas. “Actualmente, se relevó en el mundo unas cincuenta especies que desarrollaron naturalmente una resistencia no sólo al glifosato, sino algunos a múltiples agentes activos. “Ahora tenemos que revisar el lote cada semana porque ya no estamos seguros de que el glifosato controle todas las malezas”, aclaró Raúl Salvioni. Entre los asistentes, el productor Roberto Spassarini, y su asesor, Santiago Correa, de la zona de Bavio, quienes acudieron a la jornada Campo Creciente para actualizar sus conocimientos técnicos, destacaron que “la difusión de malezas resistentes nos afecta a todos. En Bavio encontramos dificultades en erradicar la rama negra. No tenemos ray grass resistente a glifosato porque en nuestra zona se siguen rotando los lotes con ciclos de pasturas. Pero nos preguntamos cómo reemplazar al glifosato. Buscamos cambiar año tras año los modos de acción de los herbicidas para evitar la aparición de malezas. En este sentido, probamos alternativas adaptables a la realidad de la zona y a nuestro bolsillo”, dijo.
El gerente de la Cooperativa Agrícola de Ramallo, Fabricio Calderón, disertó sobre la coyuntura del mercado agrícola marcado por la baja del valor de la soja ante las excelentes perspectivas de cosecha en EE. UU. Advirtió a los productores presentes que la merma de 30 dólares de la posición de referencia en Chicago entre septiembre y noviembre de este año no repercutió con semejante amplitud en los mercados a términos locales. Recomendó tomar una postura cauta, es decir, vender el remanente de la cosecha de soja y no especular con una eventual modificación de la tasa de cambio oficial que de todos modos impactaría sobre el valor de los insumos.
Según pudo observar desde el avión en las últimas semanas, el Ing. Gerster, de la Agencia de Extensión del INTA Roldán, una extensa parte de campos se encuentran actualmente anegados en el sudeste cordobés y el centro bonaerense. “Este fenómeno es provocado por el ascenso de napas freáticas, algo preocupante por la salinidad excesiva del agua que puede perjudicar el cultivo”, dijo. Los asistentes le contestaron que no tienen este problema en Ramallo donde la última lluvia se remonta al 12 de Julio.
El Ing. Gerster se refirió luego a la compactación de suelos y la reducción correlativa de sus macroporos. “Este problema se nota más todavía en suelos degradados por el monocultivo de soja. De hecho, la soja es el cultivo más afectado por la compactación de suelo, al contrario del trigo cuyas raíces perforan con más fuerza el suelo. La colza decompacta el suelo y ayuda a tener un rinde superior del cultivo posterior”, agregó.
El ingeniero Hernán Ferrari, del INTA Concepción del Uruguay, dio consejos para la puesta a punto de la sembradora. Las cuchillas turbo con ondulación larga cortan mejor el rastrojo y no lo entierran en el suelo como suele pasar con otro tipo de cuchilla”, mencionó.
Su charla fue un preludio a los ejercicios de siembra que tuvieron lugar en el campo de suelos francos de Expoagro. “El tractor sí debe patinar entre un 5% y un 12% y su velocidad ideal para sembrar es de 7 km/h”, recordó ante un público conocedor.
Para mejorar la distribución de semilla, explicó una técnica probada en un primer momento para la siembra de arroz pero que funciona también para soja o cualquier otro cultivo. “Se trata de un truco que consiste en colocar una goma sonda adentro de la manguera corrugada de la sembradora. La goma – similar a la usada por enfermeros cuando realizan una extracción de sangre – sirve para mantener la manguera tensada. Así, se evita la formación de ángulos agudos que provocan una mala distribución con una descarga a borbotones”, explicó.
La agricultura de precisión contribuye a limitar la compactación de suelos provocada por el peso las máquinas. La empresa Plantium, representada por Diego Romero, mostró su línea completa de piloto automático que permite sembrar con dos centímetros de precisión entre pasadas, así como un monitor de siembra que se puede trasladar a la pulverizadora. “El monitor funciona como un sistema de alarma. Se controla la bajada de semilla y fertilizante, programando de antemano el número de semillas y la cantidad de fertilizante deseados”, explicó.
Un productor de Ramallo, Mario Pasquali, quién cultiva 2.000 hectáreas, la gran mayoría alquiladas, destacó el consejo del Ing. Ferrari de calibrar el aire de la goma y el nivel de agua en las gomas traseras. “Se le da al taco que está en la dirección central del eje trasero un centímetro de despeje con respecto al suelo para aprovechar toda la potencia del tractor y no compactar los suelos. La compactación se agravó a raíz del monocultivo de soja. Para limitarla, hay que evitar superponer las pasadas de maquinaria y usar gomas adecuadas, dijo. El cultivo de arveja está creciendo en la zona como opción de invierno. Es un excelente antecesor a un maíz o una soja”, agregó.
El intercambio de inquietudes prácticas finalizó la jornada de esa mañana soleada prometedora. El programa Campo creciente proseguirá en los meses venideros con otras jornadas de actualización técnica sobre pulverización, riego y cosecha.

Te puede interesar: