En la décima edición de la muestra agropecuaria a cielo abierto más grande de América Latina no podía faltar el INTA, una institución que siempre acompaña. Esta vez, lo novedoso fue que estuvo presente dentro del espacio del Ministerio de Agroindustria de la Nación que participó representando al Estado después de muchos años.

El presidente del Instituto, Amadeo Nicora, asistió a la cena de expositores la noche anterior a la inauguración de la muestra y tuvo una agenda activa durante toda la feria, participando de charlas, reuniones y recorridas.

Uno de los encuentros más importantes se produjo el primer día de feria, donde Nicora se reunió junto a intendentes y presidentes comunales a analizar las problemáticas que afectan a los pobladores urbanos y rurales.

“Trabajar desde los organismos técnicos y científicos junto a los decisores políticos -los gobier-nos locales- es fundamental, ya que para resolver los conflictos es necesario acercarles posi-bles soluciones y compartir los fundamentos técnicos, y que luego ellos, que intermedian entre la comunidad urbana y la rural, con esa información, tomen las medidas para conciliar las par-tes en conflicto. Es el Estado quien debe poner el equilibrio allí donde no lo hay. Para solucio-nar estos problemas se requieren decisiones políticas basadas en conocimiento técnico”, ar-gumentó Nicora.

Durante la jornada, Pablo Mércuri, director del Centro de Investigación de Recursos Naturales (CIRN) del INTA, habló sobre “Cambio climático, cuencas, sistema de monitoreo y alertas tem-pranas” y afirmó que “el clima está metido en la planificación municipal”. El especialista hizo referencia a la alta variabilidad climática, la frecuencia de los eventos extremos, la carencia de información de vulnerabilidad a escala de municipios y productores, y la alta necesidad de con-tar con alertas tempranas. En este sentido, destacó que el INTA está trabajando para tener información a corto plazo.

De acuerdo con Mercuri, “la variabilidad interanual tiene una magnitud muy importante y hay que estar preparados para los desafíos que se presenten”. Por eso insistió sobre la necesidad de trabajar con estadísticas de eventos extremos y densificar las redes de captura de datos meteorológicos poniendo la información disponible. “El INTA es pionero desde 2006 con la instalación de radares meteorológicos”, resaltó.

Siguiendo esta línea, el director nacional Héctor Espina compartió la visión de invertir en más radares para cubrir más zonas. El INTA trabaja en generar capas de información para los siste-mas de información geográficos (SIG). “Hay que alimentar los sistemas de información de los municipios y analizar los sectores de mayor vulnerabilidd”.

A su turno, Daniel Ligier habló sobre “Ordenamiento Territorial, Sistemas de Información e interración urbano-rural”. Como ejes centrales del ordenamiento, resaltó la cohesión econó-mica y política, el conocimiento de la problemática urbano-rural, y la adaptación de una legis-lación sensible. “La visión urbano/rural por separado no existe”, afirmó Ligier. El especialista explicó que donde se dan los conflictos sociales y ambientales es en el periurbano, ya que allí ocurren los problemas de contaminación y tenencia de tierra, entre otros. En este sentido -dijo Ligier-, “el trabajo en el periurbano con una visión agroecológica es central”. Otro concepto que destacó en su exposición fue la cuenca como territorio porque permite integrar más de un municipio. Por otra parte, habló sobre la necesidad de recuperar las tierras degradadas. “Hay 5 o 6 millones de hectáreas factibles de recuperar”, enfatizó. Ligier instó a “poner a la población en el centro de la política de desarrollo y con la tecnología disponible alrededor del municipio para tener éxito”. “Tenemos que trabajar sobre el periurbano y nosotros como INTA poder unir el abanico de actores de la ruralidad en Argentina”.

Bajo el eje “Gestión de residuos” expuso Lucrecia Brutti del Instituto de Suelos, sobre “Prepa-ración de basurales”, haciendo un repaso por las problemática de los residuos urbanos. Brutti explicó cómo se componen los estudios de impacto ambiental para la instalación de los relle-nos y la importancia del monitoreo permanente del aire, agua y suelo.

En tanto, Diana Crespo, del Instituto de Microbiología y Zoología Agrícola del INTA, habló sobre “Producciones intensivas en zonas periurbanas”. “El gran desafío de los municipios es entender cuál es la gestión y manejo de los residuos sólidos que tienen que hacer”, dijo. Para ello, “se requieren recursos presupuestarios, cantidad y calidad de recursos humanos, recursos logísti-cos y planificación de la gestión integral”. La investigadora señaló que hay 4 mil basurales clan-destinos a cielo abierto, y esto trae como consecuencia impactos sociales, de salud pública y sobre los recursos naturales.

En el panel sobre “Control en el uso de fitosanitarios”, expuso Mario Bogliani del Instituto de Ingeniería Rural, quién brindó un panorama de la situación actual en donde la agricultura se hace al lado de los pueblos y aparecieron grupos radicalizados “hablando de agrotóxicos”. Bio-gliani resaltó la misión del INTA de “generar espacios de conocimientos en red para generar herramientas que le sirvan a quienes tienen que legislar”. Por último, presentó las derivas en pulverizaciones y un proyecto de la institución sobre la distancia de aplicación de fitosanita-rios. “No existen fitosanitarios seguros, sino aplicación segura de fitosanitarios”, indicó.

Descargar gacetilla: click aquí

Todas las fotos de Expoagro2016 se podrán descargar desde Google Photos

Te puede interesar: