Expoagro pone al alcance la herramienta del futuro

En la Argentina, hoy se irrigan unas 500.000 hectáreas pero el potencial es de entre 10 y 16 millones. Del 3 al 6 de marzo, la megamuestra agropecuaria pondrá en el campo toda la tecnología y el conocimiento disponible para aumentar los rendimientos. El martes, estos equipos serán los protagonistas y en el Agroshock de ofertas ya hay descuentos para aprovechar.

Todos sabemos que el riego es una herramienta fundamental para transformar agua en alimentos. Pero pocos estamos al tanto de que el 40% del valor agregado de la producción agropecuaria se genera en el 17% del área bajo riego. Pese a esto, Argentina es uno de los países agrícolas más atrasados en la materia. Desde Pampa Riego, auspiciante de Expoagro y una de las empresas que estará participando de las dinámicas de riego, argumentan que en el país hoy se irrigan apenas unas 500.000 hectáreas con pivots, cuando el potencial es de entre 10 y 16 millones de hectáreas.

El tema resulta cada vez más estratégico para los productores argentinos y, por supuesto, tendrá un lugar protagónico en la megamuestra que se llevará a cabo del 3 al 6 de marzo, en el Establecimiento El Umbral (km 214 de la autopista Buenos Aires- Rosario). Sobre una superficie de 5000 metros cuadrados, la organización pondrá en marcha un espacio de riego en vivo. Allí, empresas como Pampa Riego, Irri-Ar, Hernán Manrique, Pannunzio y Bombas Sylwan pondrán en acción sus equipos para que los visitantes puedan analizar y comparar. También mostrarán las más avanzadas tecnologías y conocimientos, como el seguimiento de la tarea en forma remota a través del celular o las buenas prácticas en materia de riego.

El martes 3, cuando el tema del día sea Cultivar, uno de los grandes protagonistas entonces serán los equipos de riego, que darán cátedra y nos obligarán a recordar que Argentina tiene una de las reservas de agua dulce más grandes del mundo y cuenta con ríos, como el Paraná, que son un ejemplo claro del recurso desaprovechado.

Pampa Riego es una de las pocas empresas argentinas que fabrica equipos para riego en el país. Tiene sede en Paraná, Entre Ríos. Se creó en el 2011 y por primera vez participará de Expoagro. En poco tiempo, ya han instalado unos 350 tramos. Desde la firma anuncian que cuentan con el 12% del mercado.

Andrés Butta, el presidente de la empresa, asegura que su visión fue “hacer un producto nacional al que los productores pudieran tener acceso a partir de las líneas de financiamiento que hoy pone a disposición el Banco Nación, a tasas fijas y en pesos”. En su opinión, el equipo de riego es el único capital que aumenta la producción, y contar con créditos blandos para adquirirlos es una oportunidad. “El riego ha sido siempre tomado como una política para revertir la migración del campo a la ciudad. Brasil debe tener no menos de cinco fábricas nacionales de equipos de riego y tiene como meta llegar a 30 millones de hectáreas. Ya irriga unas 6”, ejemplifica.

En Expoagro, Pampa Riego estará en las dinámicas con sus equipos en funcionamiento y además presentará toda su línea de pirámides y regamatics. “Estamos empezando a producir la línea de enrolladores con avance lateral y una pirámide que se va a llamar Patagonia, con tubería de 10 pulgadas, diseñada para la zona árida”, anuncia Butta.

La tecnología de riego por aspersión tiene aproximadamente 50 años pero hay mucho para hacer en materia de eficiencia. “Nosotros vamos a trabajar en cómo lograr que el agua llegue a la raíz, es decir, en las buenas prácticas para el sistema de riego”, especificó Butta, para luego explicar que “un buen proyecto depende de que la capacidad de riego sea alta, como para un año seco. Además, de que se logre precipitación efectiva, que el agua entre a la planta”.

También harán hincapié en la eficiencia de aspersores de baja presión, que impactan en un menor consumo y disminuyen el costo del milímetro. Y si hablamos de costos, es válido recordar que en la zona húmeda la inversión por hectárea, entre equipo y obra hidráulica, está entre 2000 y 2500 dólares. En tanto que en la árida puede ir de 3500 a 4500 dólares por hectárea. Pero es en las zonas marginales donde el riego tiene un impacto socioeconómico más alto. Según Butta, allí el rinde de un cultivo puede ser de dos a tres veces más que en secano.

Irri-Ar S.A. será una de las empresas que le dará el toque mágico a las demostraciones de riego inteligente. Eduardo Perez Egan relata que llevarán un pivot estándar con telemetría: “es un equipo que permite ser controlado a distancia –desde cualquier lugar del mundo-, a través de un dispositivo móvil -celular, tablet o PC-. Desde allí se puede acceder a todo el panel de control de la máquina y regular velocidad, reversa, programas de riego, horas de encendido y apagado, entre otras funciones. A su vez, el equipo envía reportes permanentes de su accionar”. Paralelamente, si se cumplen los plazos de ingreso al país, la novedad que podrá verse en el stand de la firma será un pivot que se quiebra al medio, en una o dos partes. “Si viene regando y se encuentra con un monte o una casa que debe rodear, se puede quebrar armando distintas figuras que hacen posible que solo un tramo continúe avanzando”, explicó Pérez Egan.

Gustavo Sylwan es otro de los empresarios que estará con sus equipos en Expoagro. En este caso, presentará su gama de bombas centrífugas, con especial foco en sus versiones para pozo profundo. A esta empresa se suma la firma Hernán Manrique, que participará de las dinámicas de riego con sus pivotes centrales de propulsión hidráulica marca T-L. Gastón Iglesias, del área de riego agrícola, explica que la gran ventaja de este sistema es que permite mantener un avance continuo del equipo. Y para no perderse la oportunidad de hacer negocios que da Expoagro, desde Manrique ya diseñaron su oferta para el Agroshock. Se trata de un descuento del 10% sobre el precio final para todas las operaciones de compra iniciadas en Expoagro y concretadas en la campaña 2015/16. Además, incluye un año de servicio técnico bonificado.

Alejandro Pannunzio hace más de 30 años que se dedica a los sistemas de riego por goteo. Este año llevará a Expoagro una propuesta para los sistemas agrícolas extensivos. Pannunzio argumenta que aunque hace 25 años que se usan masivamente en agricultura en Estados Unidos, pero en nuestro país son prácticamente una novedad para este negocio. “El riego por goteo es especialmente recomendado para terrenos irregulares, ya que se adapta a cualquier forma, y permite un uso mucho más eficiente del agua, ya que al llevar la tubería enterrada evita pérdidas por evaporación y hace posible que el agua vaya directamente a la raíz. Además, se adapta al caudal de agua que se tenga”, explica el empresario.

Para el presidente de Pampa Riego, la clave de un proyecto de riego es tener agua barata. “Por eso vamos a hacer hincapié en el valor del agua. Se trata de ponderar si se cuenta con un río o represa que permitirá tener un pozo de menor profundidad o, por ejemplo, si hay energía eléctrica, lo que abarata los costos de funcionamiento. Con un milímetro a 20 centavos de dólar tengo que salir corriendo a regar. Hay proyectos que son rentables con 1,5 dólares el milímetro. Este es un aspecto que los analistas tienen poco en cuenta y es necesario que lo comiencen a considerar”, sostiene.

Para este hombre, como para tantos otros con los que se podrá tomar contacto en Expoagro, el riesgo es futuro. “En La Paz, Entre Ríos, se está experimentando con el uso de pivots para hacer arroz en directa. No sólo se logra un mejor trato a la tierra y hasta un tercio menos de uso de agua, sino que se vuelven rentables explotaciones ubicadas en zonas que hasta hoy no lo eran”, comenta Butta e insiste: “debajo del riego se hace la agricultura de más valor”.

Descargue esta gacetilla (PDF) acá
Fotos disponibles para descargar en alta resolución Foto1  Foto2

Te puede interesar: