Nueva sembradora – cultivadora premiada

Una nueva herramienta se sumó al control de las malezas. Se trata de una sembradora de directa y cultivadora ideada por Ricardo Baumer. Fue presentada en Expoagro y recibió uno de los premios Ternium Expoagro.

Los memoriosos van a decir: “alguna vez yo ví esto”. Y  no se equivocarán. Es que Ricardo Baumer, reconocido técnico de Pergamino lanzó un equipo basado en los mismos principios hace más de 30 años. Ahora, totalmente “aggiornado” por el avance tecnológico, vuelve a la carga con una máquina totalmente nueva que persigue colaborar en el problema más complicado que enfrenta la agricultura actual, las malezas con resistencia a herbicidas. Se trata de una sembradora de directa y cultivadora.

“En el mercado no hay nada semejante y, básicamente, la máquina tiene un equipo cultivador que controla todas las malezas presentes en el lote en el mismo momento que va sembrando. Todo esto sin invertir el suelo y cumpliendo con el principio básico de la siembra directa que es mantener los rastrojos en superficie”, explicó Baumer.

La Indecar TA 4300 W ofrece la posibilidad de ser utilizada para control de malezas y siembra o solamente como sembradora. Por lo tanto, en el último caso se comporta como un equipo de siembra directa tradicional.

Sale equipada con el sistema Air Drill y requiere una potencia del tractor del orden de los 180 a 200 HP. Tiene entre 7 y 8 metros de ancho de labor, con dos trenes de siembra que se pueden configurar para sembrar fina a 17,5 o 20 centímetros de distancia entre hileras y gruesa a 35 o 40 centímetros respectivamente.

El ancho de transporte es de 3,50 metros. La tolva es plástica y tiene una capacidad de 4.300 litros. “El sistema de siembra no es el común de las sembradoras Air Drill –dijo el especialista-, ya que tiene un dosificador para cada hilera y un sistema Venturi para conducir la semilla desde la tolva hasta la línea de siembra y esto nos permite obtener una gran uniformidad de las semillas en el surco. Trabajamos mucho con el INTI y con el INTA tratando continuamente de encontrar las mejores soluciones.”

Dependiendo del ancho de la máquina, se puede equipar con 17 a 21 cultivadores, que están compuestos por un cuerpo con dos ruedas de control de profundidad y un timón con una reja cultivadora muy plana que trabaja a alrededor de 5 centímetros por debajo de la superficie cortando las raíces de las malezas. “Ese corte se realiza en toda la superficie del lote –explica Baumer-, de manera que no queda ninguna porción del suelo sin ser removido subsuperficialmente por el sistema”.

La máquina está provista con un chasis que, cuando es utilizada para el control de malezas en la siembra de granos gruesos, permite reemplazar el tren de siembra delantero por un tren de cultivadores. “De esta forma –indicó Baumer-, las malezas quedarán controladas y el cultivo instalado a 35 o 40 centímetros”.

“Y para la siembra de granos finos –explicó-, tiene un accesorio en el cultivador que permite  controlar las malezas mientras se siembra a 17,5 o 20 centímetros”.

El técnico remarcó sus experiencias con el equipo y señala que, entre otras malezas, “el control de la rama negra es contundente”.

“Además –agregó Baumer-, este equipo ayuda a borrar huellas y a descompactar la superficie del suelo, lo que es altamente favorable porque mejora la infiltración permitiendo almacenar más agua”.

Descargar gacetilla (PDF), click aquí

Fotos disponibles para descargar en alta resolución aquí

Te puede interesar: