El uso de fertilizantes cerró el 2019 con impulso, lo cual demuestra que se consolida el uso de la tecnología de fertilización

Fertilizar Asociación Civil presentó un informe del consumo de fertilizantes del año pasado, en el que se registra un consumo récord de 4,6 millones de toneladas, traduciéndose en un crecimiento del 8% respecto al año anterior.

Al respecto, Jorge Bassi, presidente de la asociación, señaló: “Una vez más la siembra de gramíneas fue el principal motor de este mercado. Tanto el trigo como el maíz, y el maíz tardío inclusive, han mejorado en el manejo de la tecnología y este es un aspecto muy positivo para la productividad y la sustentabilidad de los sistemas”,

El aumento de consumo de fertilizantes que aportan los principales nutrientes fue de: 12% para azufrados, 11% para fosfatados y 8% para nitrogenados. “En los años anteriores se había corregido en forma muy importante el uso de nitrogenados, esta campaña el productor comenzó a dar más importancia a la fertilización de fósforo y azufre, tanto en gramíneas como en soja. Es impensado concebir la producción agropecuaria si las plantas no cuentan con cantidades suficientes de estos nutrientes, por eso celebramos la mejora en la utilización de la tecnología, que nos conduce hacia un camino de productividad y sustentabilidad”, reforzó el directivo.

El volumen de fertilizantes nitrogenados utilizados en el total de la producción argentina fue de 2,6 millones de toneladas, le siguen los fertilizantes fosfatados con 1,7 millones de toneladas, los azufrados con 0,20 millones y luego se encuentran los fertilizantes potásicos, con 0,07 millones.

Desde la entidad reafirmaron la tendencia a un incremento de la reposición de nutrientes en cultivos de trigo y maíz pero también advirtieron sobre la fertilización del cultivo de soja. “Se está despertando la fertilización en soja, con productores líderes que hoy la fertilizan con dosis mayores a los 100 kg/ha. Pero aún tenemos mucho por mejorar en este aspecto”, destacaron.

Del total de toneladas consumidas en 2019, aproximadamente un 66% corresponde a productos importados y los principales países de origen son: Estados Unidos, China, Rusia, Marruecos y Egipto.

“Estas cifras reflejan la consolidación del uso de la tecnología de fertilización para acortar la brechas de rendimientos y producir alimentos de manera sustentablemente. Sin embargo, debemos seguir trabajando en la fertilización de la soja, donde está ampliamente demostrado el impacto que tiene una adecuada estrategia de nutrición en el aumento de los rindes así como también en la preservación del recurso suelo”, agregó María Fernanda González Sanjuan, gerente ejecutiva de Fertilizar.

Fuente: Prensa Fertilizar.

Te puede interesar: