Una vez más, Carpas Dangiola se prepara para hacer de la décima edición de la mega muestra una ciudad a cielo abierto.

Por tercer año consecutivo, el campo El Umbral, ubicado en el kilómetro 214 de la RN 9, en el corredor productivo Ramallo – San Nicolás, en la provincia de Buenos Aires, será sede de uno de los acontecimientos agroindustriales más impactantes del mundo. Durante cuatro días, y antes de que comience la recolección masiva de la cosecha gruesa argentina, los principales actores del negocio se darán cita para compartir experiencias, novedades tecnológicas y de procesos, innovaciones y tendencias para la agricultura, la maquinaria y la ganadería.

Son 200.000 metros cuadrados a cielo abierto, de los cuales la mitad corresponde a la muestra estática que se convierte durante cuatro días en una verdadera ciudad. Para que esto ocurra, el trabajo comienza varios meses antes, para de poco ir dando vida a las manzanas en las que se divide la feria.

Sólo los organizadores de la feria arman un total de 50 carpas. La tarea es delegada a Carpas Dangiola, una empresa con más de 38 años de trayectoria ubicada en la localidad de Burzaco, provincia de Buenos Aires. Cinco días de buen clima hacen falta para que diez personas especialmente entrenadas monten las estructuras de distintos formatos y tamaños.

Coordinar el armado simultáneo de las carpas no es tarea sencilla. Vientos, distancias y mucho personal requerido son algunas de las complicaciones que se presentan a la hora de poner en marcha cada exposición. Así lo expresan los propietarios de la empresa, para quienes hay que extremar las precauciones, ya que trabajar a campo abierto trae aparejado riesgos mayores y una planificación que conlleva más tiempo. “Esto demanda gran coordinación de nuestra gente.  Tomamos posesión en el campo ubicando cada carpa de acuerdo al plano general. En muchos casos, utilizamos grúas para el izado. Nuestro personal está entrenado para trabajar en condiciones de clima desfavorables, pero en contextos extremos debemos esperar hasta que mejore por el peligro que esto representa”, sostiene Adrián Apuzzo, uno de los socios de Carpas Dangiola.

En sus inicios, las carpas se construían con una lona de algodón de color verde y se erigían mediante mástiles que se tensaban. Dangiola logró ir modernizando su producto hasta contar hoy en día con una estructura de aluminio realizada con la más alta tecnología alemana, con una lona auto-extinguible, resistente y de diseños estéticos variados. Actualmente, la novedad es la carpa de diseño curvo de 40 x 70 metros.

“Año tras año hacemos lo posible para estar presentes en esta feria del agro, lo hacemos porque nos gusta ser parte de uno de los eventos más importantes del campo. Para nosotros es un orgullo continuar creciendo junto a Expoagro”, expresó Apuzzo, líder de la firma que en su apuesta por la calidad, en 2014 obtuvo la certificación de la Norma ISO 9001 y la implementación de la ISO 14.001 y OSHAS 18.00.

Descargar gacetilla: click aquí

Te puede interesar: