La eliminación gradual de impuestos, como las retenciones, es uno de los puntos salientes sugeridos por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico. El economista en jefe de la OCDE, Jesús Antón, y el jefe de Gabinete de la Secretaría de Agroindustria, Santiago del Solar, dieron las precisiones sobre la Revisión de las Políticas Agrícolas.

Una reforma global del sistema fiscal, la eliminación gradual de impuestos como retenciones a la exportación agropecuaria, realizar una evaluación exhaustiva de los impactos asociados a diferentes pesticidas, evaluar en profundidad y forma independiente la Ley de Bosques Nativos, fueron algunos de los puntos salientes marcados por la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) en la presentación de la Revisión de las Políticas Agrícolas para Argentina realizada este jueves en Expoagro 2019.

Los datos fueron relevados a lo largo de los últimos dos años en un acuerdo de colaboración entre el organismo internacional y la Secretaría de Agroindustria nacional; y la presentación fue encabezada por el director de Comercio y Agricultura de la OCDE, Ken Ash; el secretario de Agroindustria nacional Luis Miguel Etchevehere; el jefe de Gabinete de la Secretaría de Agroindustria Santiago del Solar y Jesús Antón, economista en jefe de la OCDE.

A la hora de brindar los detalles técnicos de la Revisión, Antón precisó que “lo que hemos notado es una historia de éxito, sobre todo en lo que se refiere a innovación, que ha sido liderado sobre todo por parte del sector privado que es dinámico, joven, bien formado en comparación con otras economías de la OCDE y que ha crecido a partir de la adopción de un paquete tecnológico, sobre todo al final de los años 90’ que combinaba las semillas mejoradas de soja y la siembra directa. En un tiempo récord de cuatro años un 90 por ciento de los productores habían adoptado estas innovaciones, con un sistema muy ligado al sector privado con organizaciones como ACREA (Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola) y Aapresid (Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa) que han facilitado esta adopción”. También defendió las políticas públicas que se han mantenido en el largo plazo con instituciones como el INTA y el Senasa.

“Se han generado, sin embargo, ciertos desequilibrios, fundamentalmente, el aumento de la productividad se ha reducido en los cultivos de la región pampeana y en otras regiones y otros cultivos, y en la producción pecuaria y agroindustrial, frutícola, fuera de la región, el crecimiento ha sido mucho menor y su incorporación a las cadenas de valor ha sido menos dinámica”, detalló Antón.

El analista añadió que la extensión de la frontera agrícola aumentó generando un incremento de las presiones medioambientales, aunque están por debajo de los niveles de los países de la OCDE, por lo tanto no son alarmantes desde esa perspectiva, “pero su incremento en los últimos años hace que merezca una atención temprana para evitar que puedan resultar costosas en el largo plazo”.

La situación económica no quedó afuera del análisis de Antón, que recordó que “hubo políticas muy gravosas para el sector con una inestabilidad macroeconómica que no es la del último año, sino que viene de mucho más atrás y que no facilitaba el desarrollo de un sistema financiero grande como el que existe en otros países de nuestro entorno, como Chile y Brasil. A pesar de todo la historia sigue siendo una historia de éxito”.

El economista en jefe de la OCDE también tiró algunos datos sobre la carga impositiva en el país: “En Argentina desde el año 2015 se han producido eliminaciones de las restricciones a la exportación, reducciones significativas de los impuestos a las exportaciones que han conducido a que el apoyo que recibe el sector se ha reducido, por lo tanto es un 14 por ciento de apoyo negativo que reciben del Gobierno”.

Comparando la carga impositiva que tuvo el sector productivo argentino (14 por ciento) entre 2015 y 2017 con lo que ocurre en la media de los países de la OCDE, en estos últimos “hay un apoyo neto del 18 por ciento. Este contraste genera situaciones de competencia difíciles para el sector argentino. En la OCDE trabajamos para que las políticas extorsionantes negativas o positivas se reduzcan y que se pueda producir una mejor asignación de los recursos en todos los países”.

Para el largo plazo, Antón propuso “avanzar en la creación de información, estadísticas de datos en muchas áreas, por ejemplo en el tema de las estructuras agrarias, y en sectores como los bosques y el uso de los recursos naturales. Hay que evaluar el impacto de la Ley de Bosques Nativos para ver cómo se puede mejorar en el índice de presiones medioambientales”.

La innovación es otro punto destacado en el informe de la OCDE, poniendo el acento en que organismos como el INTA deben estar preparados para los nuevos ciclos que incorporarán las tecnologías digitales.

“En Argentina y otros países será importante centrarse en combinar sustentabilidad a largo plazo con la productividad. Será necesario eliminar todas las políticas o elementos que suponen una barrera para poder asignar adecuadamente los recursos, y en esto nos referimos a las restricciones a las exportaciones”, graficó el analista y remarcó la necesidad de tener una visión de largo plazo.

“Si el vibrante sector privado argentino está acompañado por unas políticas públicas bien centradas en la provisión de estos bienes públicos que facilitan la innovación para aumentar la productividad el futuro del sector será brillante y además sostenible en el largo plazo”, completó Antón.

Por su parte, Santiago del Solar en representación de la Secretaría de Agroindustria informó que “hay tres ejes que marcó Luis Miguel Etchevehere cuando asumió: el primer punto es la desburocratización y sistematización de trámites, el segundo la competitividad y el tercero la apertura de los mercados”.

Para la desburocratización se puso en marcha el programa SISA (Sistema de Información Simplificado Agrícola) para el transporte de granos que por vía digital permite simplificar el trámite.

“Eliminar la burocracia es simplificar las cosas, es generar valor, generar riqueza en todo el país”, remarcó Del Solar y apuntó que desde el inicio de la administración de Etchevehere se eliminaron 700 regulaciones que se superponían.

En cuanto a la competitividad informó que se conformaron cerca de 40 mesas, en muchas de las cuales está presente el presidente de la Nación Mauricio Macri. “Consideramos que es el lugar adecuado para resolver los problemas, uno por uno, para ir mejorando la competitividad”, señaló el funcionario.

Con respecto al acceso a los mercados, Del Solar planteó que “las retenciones son parte de unas políticas que nos pusieron de espaldas al mundo, durante 70 años no quisimos vender los productos, no abríamos la economía, no estábamos profesionalizados porque para saber vender hay que saber comprar. Etchevehere dice siempre lo mismo, que las negociaciones son bilaterales, hay que ir y estamos jugando ese partido y generando una apertura de mercados muy fuerte. Estamos trabajando muy bien con el Senasa y Agroindustria, abriendo mercados permanentemente generando cuestiones tangibles como el aumento del 70 por ciento de la exportación de carnes, la exportación de leche, frutas y seguimos abriendo mercados porque sabemos que es el camino”.

Más información en: www.expoagro.com.ar

Descargar gacetilla, aquí.
Descargar foto en alta, click acá.

Te puede interesar: