Gacetilla

31/05

Con la genética Braford en la sangre

Eduardo Llorente, con su Cabaña El Malacara del Moro, “es uno de los Co fundadores de la Asociación y promotores de la raza Braford en Argentina”.

Un cabañero con el corazón repleto de anécdotas vinculadas a la ganadería. Una pasión que, en su familia, se transmite de generación en generación.

Las historias están para contarse y la de Eduardo Llorente es tan rica como entretenida. Su padre, Julio Llorente, comenzó criando Hereford en Quequén, provincia de Bs. As, lugar donde está ubicado el campo familiar llamado “El Malacara del Moro”. Allí, con un arroyo que atravesaba la llanura y que lleva dicho nombre, se le da comienzo a lo que, poco después, sería una de las Cabañas Co-Fundadoras de la Asociación Braford Argentina (ABA) y sus comienzos como criador de Braford. Una pasión que en su familia se trasmite de generación en generación. 

Trabajando en el campo, Don Julio Llorente con Eduardo y sus hermanos, compraron un campo en el Chaco para conseguir Adaptación de los animales y luego se trasladaron donde está actualmente la Cabaña hace ya más de doce años en La Candelaria, Salta. Poco a poco y en el curso de 40 años la Cabaña fue desarrollando la mejora de su genética y profundizando la eficiencia de sus rodeos. La Cabaña El Malacara del Moro ya cuenta con tres generaciones de Cabañeros y en este sentido Eduardo quiere expresar su gratitud especial a sus hijos Soledad, Rafael Huczok y Marcos Bullo y la gran colaboración de Juan Utsumi en el valioso aporte que realizan para la Cabaña.

¿Se nace criador y cabañero? 

Ante esta consulta, respondió: “Primero sos criador con todo lo que ello significa. Trabajo, dedicación y sobre todo mucho sacrificio. Porque el sector ganadero y sobre todo la Cría y Cabaña son actividades que no paran nunca. Con temperaturas extremas de 0º a 45º, lluvias y granizo, los trabajos en las mangas y corrales, yerra, señalada, recorridas de las aguadas y sobre todo la vigilancia y atención en la parición, son tiempos fundamentales en que la actividad ganadera impone las mayores exigencias. Por eso repito que hay que ponerle mucha pasión para contrarrestar estos enormes desafíos”. 

¿De Criador a Cabañero?

“Si, porque ya es un salto grande de calidad y hay que decidirse a apuntar a la mejor genética, obteniendo la mayor información de los rodeos y utilizando las mejores técnicas tales como I.A., I.A.T.F. y transferencia embrionaria”, comentó, y argumentó: “Todo esto conlleva una selección muy exigente para obtener la mayor eficiencia de conversión de alimento en carne. Y siempre manteniendo una misma línea en la producción, pero evolucionando permanentemente”.

Pionero de “La raza que más crece”

Eduardo fue uno de los Co- Fundadores de la ABA y presidente en cuatro oportunidades. Una institución que nació en 1984 y cuyo primer presidente fue Omar Sierra.  Eduardo destaca que en el curso de casi 40 años desde su fundación hay varios Hitos fundamentales que la marcaron para siempre. 

En ese sentido quiere rendir un merecido homenaje a todos los socios fundadores, presidentes y directores de la Asociación en la que Todos y cada uno de ellos, a su manera, dejaron su impronta para el Crecimiento y consolidación de la Raza.

Argentina juega de local

“En 1995 se formó la Federación Braford del Mercosur, una entidad conformada para trascender fronteras”, remarcó Eduardo. Al respecto, destacó la empatía y el acompañamiento de Brasil, Uruguay y Paraguay para esa primera instancia para dar paso un par de años después con el invalorable apoyo de Australia a la creación de la Asociación Mundial de Braford. 

La ABA es la entidad que organiza, junto a la fuerza de Expoagro, el 8° Congreso Mundial Braford. El evento más esperado por la ganadería se está llevando adelante con una gira en la cual se recorrerán 5 cabañas de 3 provincias, continuará con un workshop sobre Genética, Calidad de Carne y Medio Ambiente y el cierre se dará con una Exposición Internacional de la cual participarán más de 400 ejemplares y la presencia de 7 países.

Al respecto, agradeció a “Expoagro que es una empresa altamente profesional por ayudarnos a organizar este gran Mundial que sin duda será uno de los mejores”.

Considerando que la mejor genética de Braford desfilará por las pistas de la Sociedad Rural de Corrientes en el marco de la Exposición Internacional, Eduardo hizo referencia a la competencia sana que existe entre las cabañas y al rol que tiene la familia: “Al comienzo éramos aproximadamente 10 cabañas, hoy somos 90 en todo el país y cada una lleva lo mejor que tiene, la competencia es buena porque obliga a perfeccionarse y a hacer un esfuerzo aún mayor para competir. En este Mundial llevaremos desde El Malacara del Moro, un trio de vaquillonas, dos lotes de tríos de terneras y un conjunto de machos terneros. Es el semillero de la cabaña”.

La familia y los Jóvenes como pilar de crecimiento

Para Eduardo, “los jóvenes tienen un papel fundamental: son la matriz movilizadora de las asociaciones”. En este sentido, cabe destacar que la ABA cuenta con la Braford Junior NEA y NOA.

De acuerdo con su trayectoria, considera que hay dos factores que le dan vitalidad y unidad; la cantidad de jóvenes que ingresan continuamente a las asociaciones porque quieren ser criadores, cabañeros y la familia. La familia es un pilar fundamental; son el sostén de las cabañas y de las asociaciones”, argumentó. 

Si bien, hoy en día muchos jóvenes deciden emigrar de Argentina, Eduardo afirma: “Se viene una gran masa de criadores que se inclinan por la raza Braford y con la unión de las familias está totalmente garantizado que siga creciendo y consolidándose. Se vienen más mundiales porque el mundo necesita alimentos y sobre todo proteínas, carne, y en ese sentido Argentina está muy bien posicionada a nivel mundial”.

Para finalizar, Eduardo quiere transmitir un mensaje a los jóvenes de hoy y de mañana: “Con la experiencia de los Mayores y la participación de la familia hacen que la vida de esta Asociación Braford Argentina esté asegurada y perdure para siempre”.

Compartir