Gacetilla

12/10

El jinete que se cansó de mirar, y se animó a correr en Rodeo

Las historias de campo tienen una impronta especial que se transmiten de generación en generación. Así es la de este paisano que hoy disfruta de su pasión, practica un hobby y enlaza el trabajo con la diversión entre familia y amigos.

Durante la Expo Primavera que se llevó a cabo en el predio de La Rural de Palermo y que se transmitió a través de digital.expoagro.com.ar se pudo observar la diversidad de actividades que se practican en el mundo de los Caballos Criollos, como el campeonato de Morfología, el Aparte Campero y las semi finales y la gran Final de Rodeos. 

Rodrigo Díaz de Vivar formó parte de una de las 12 yuntas que corrieron la Final de Rodeos en la Pista Central de Palermo, y ya se está preparando para estar presente en la Exposición Nacional de Razas  del 24 al 29 de octubre en el predio de la Sociedad Rural de Corrientes (SRC), Riachuelo. 

Un hombre que se crió en el campo y hoy disfruta de participar de las exposiciones luciendo toda su expertise en el rubro de los equinos. Su historia es un ejemplo de los valores y creencias que se transmiten de generación en generación desde el núcleo familiar.

 “Prácticamente desde que nací estuve relacionado al caballo. Vengo de familia de campo y el caballo siempre fue y sigue siendo una herramienta fundamental para el trabajo día a día en nuestros campos de Corrientes. Siempre hubo caballos mestizos en los campos, cruza de cuarto de milla con criollos y siempre me gustaron los criollos. Aguantaban más el trabajo de campo”, expresó Díaz de Vivar.

Al recordar sus orígenes, relató: “Mi abuelo y mi padre habían empezado a criar criollos de pedigree, pero abandonaron la cría. Anotaron hasta el RP (Registro Privado) 16. Yo retome esa cría en el año 2006, asique mi primer RP fue el 17. Me acuerdo que íbamos a Palermo a ver la jura de Hereford y en la pista de al lado se juraban los criollos y a mí se me iba la vista. Hoy está toda la familia involucrada porque cada uno tiene sus yeguas y van dando nombre a sus crías”.

Díaz de Vivar trabaja como administrador en el campo de su familia donde además tiene la Cabaña, ubicada en Curuzú Cuatiá, Corrientes. El Cabañero, señaló que el principal desafío es criar caballos integrales, es decir, caballos lindos y buenos, y aclaró: “Por eso hoy uno de nuestros objetivos es la prueba del Freno de Oro que te obliga a tener caballos de buena morfología y con buena función. En las exposiciones de la zona, siempre hay paletadas y cuando empezamos a criar caballos llevábamos a las exposiciones de Curuzú, Mercedes, Corrientes y La Paz. Cuando arrancaban las paleteadas o rodeos, yo miraba dos o tres y me aburría. Me parecía una prueba monótona y se me hacía pesado mirar una prueba entera. Un amigo, Ricardo Marticorena, fue el que más me insistía para que empiece a correr.  Y así fue como en el año 2010 me animé y arranqué a correr. Se podría decir que empecé con esto porque me parecía aburrido mirarlo”. 

El cabañero destacó que cuando comenzó con la actividad de Rodeos corrió con ventaja por el apoyo que tuvo por parte de sus amigos y de un cabañero, domador y entrenador que fue su mentor: Pedro Valenzuela. “Hace 6 años que entramos por primera vez a un tercio de final y al año siguiente llegamos a Palermo a la semifinal. Un sueño para todo corredor de rodeos. El camino siguió bien y este año corrimos nuestra segunda final consecutiva. Llegar a Palermo no es nada fácil, tener que entrar al ranking, o sea hacer podio en tres clasificatorias, entrar a los tercios de final y salir adelante. Pasar a la final es un honor que solo 12 yuntas se dan por año y ahí estuvimos las últimas dos finales. Así que un orgullo y un honor para nuestra cabaña, que es una cabaña joven”. 

Al galope, palpitando la Nacional

Próximamente, Díaz de Vivar participará de la Exposición Nacional de Razas, el evento que se desarrollará en la Sociedad Rural de Corrientes, Riachuelo, del 24 al 29 de octubre. Al ser un evento híbrido (presencial y virtual), todos los apasionados de la ganadería lo podrían seguir en vivo y en directo por digital.expoagro.com.ar.

Al respecto, señaló: “La Nacional de Caballos Criollos es de las tres exposiciones más importantes del país junto con la de Otoño y Palermo. Son exposiciones A. La Nacional se hace rotativa, eso quiere decir que se hace todos los años en diferentes zonas del país. Este año nos toca Corrientes y además se junta con las Nacionales de Braford, Brangus y Brahman. Va a ser una muestra muy grande e importante. Creo que hay que estar presente para poder mostrar, en una exposición de tanta importancia, la cría y la genética de la cabaña, participar en una clasificatoria de rodeos y personalmente siempre es lindo estar en Corrientes capital, ciudad donde nacieron mis abuelos y mi padre. Además de compartir esos días con amigos y criadores de todas partes del país.  Motivos sobran para estar presentes en la Nacional. En este oportunidad, nosotros llevaremos 1 padrillo y 4 yeguas a la morfología y dos yuntas para rodeos”.

Díaz de Vivar disfruta de su trabajo en el campo: “Siempre el mejor caballo es el que está por nacer, entonces el desafío es constante. Un pasatiempo, un hobby, un deporte, una pasión a la que hay que dedicarle tiempo pero se disfruta mucho. Mientras el físico de y el estímulo esté presente, seguiremos en busca de la gloria, sin perder de vista que el objetivo es disfrutar el camino”. 

 

Compartir